Domingo. Trabajo en el museo. Escucho a Ornette Coleman. Estoy solo. Hace frío pero salió el sol. Ayer, me emborraché un poco en el casamiento de un amiga. Recién de madrugada paró la lluvia. Me olvidé un paraguas en un taxi. La única forma que tengo de relajarme es trabajar. Leo que va a salir un libro perdido de Fogwill. Creo que Twitter también es escribir. Toda fragmentación nos pertenece. Pero no toda fragmentación es arte. Aunque el arte ya no diga nada. O más bien: ¿cuándo fue que dijo algo? Esa cosa lenta. ¿Tiene sentido leer para luego escribir? No hay otra forma, es lo que siempre digo. Pero a veces dudo. La lectura se pone entre el escritor y las palabras, distorsiona, borronea esa relación delicada. Sin ignorancia, sin ese atolondramiento, es imposible escribir nada. Leo que Naked Lunch y The shape of the jazz to come son ambos de 1959.

Lunes. Hoy, 9 de julio, feriado, frío. No hay mucho de dónde agarrarse. Soñé que estaba en un taller comprando una persiana y el hombre que me atendía me quería vender también unos suplementos de plástico. Eran de plástico naranja con partes transparentes. Mientras me explicaba para qué servían y los precios, mi pantalón, de golpe, se caía, dejándome en calzoncillos frente al vendedor. Cuando me desperté, pensé en Beckett antes que en Chaplin. Festejo el día patrio escuchando la sonata para cello y piano op. 119 de Prokofiev.

Martes. Proyecto: leer Caras y caretas como si fuera una enciclopedia borgeana, como si fuera Internet, como si fuera la universidad argentina definitiva.

Miércoles. Lecturas desorientadas por falta de tiempo. Timidez, hastío. Cambié el libro de la UCR por Ricardo Rojas, de las letras a la política de Diego Alberto Barovero, una breve biografía, casi una semblanza, publicada en la década del 90 y escrita de forma tan rudimentaria que descorazona. (Aunque Barovero al menos me deja algunas fechas útiles.) Leer sobre Rojas me pone en un lugar desagradable. No hay donde esconderse. Todo es de cartón pintado, seco, sin vida. Y entiendo que Rojas favorecía estas prosas institucionales, avaras, burocráticas, llenas de malformaciones, sin amor, ni humor. Quizás este proyecto me cueste más de lo que había pensado. Un costo de ojos, de mente, de cuerpo, no solo de tiempo.

Jueves. Saqué Tokio ya no nos quiere de la biblioteca. El paraguas que había perdido, apareció colgado en un perchero de la cocina.

Viernes. Vuelvo a Archipiélago y releo algunas partes para ordenar la lectura. ¿Cómo dar cuenta del libro? Hay que glosar los capítulos, encontrar las afinidades, desmadejar el impresionismo, taxonomizar la escritura, encontrar las series, las ideas afines, los tópicos. Hago una lista: Darwin (en contra), indios, divulgación, planificación. Aparte pongo Malvinas y dejo el capítulo final, el de la visita a la ciudad blanca para un análisis más detallado de los procedimientos narrativos que se usan ahí. En un momento hice un alto y vi dos chocolates que había dejado al costado de la computadora para la merienda. Hacía frío y me venían bien. Los había comprado la noche anterior. Dos Biznikke nevados, una de las golosinas de mi infancia. En el envoltorio tenían un esquiador que yo siempre asociaba con la Patagonia, con el invierno, con la escuela primaria y el guardapolvo blanco y las camperas que me compraba mi madre. Me di cuenta de que había alguna relación en todo eso. O más bien, una continuidad, opacada por verdades, como en la cita de Lichtenberg, verdades y detalles que la vida me sumó en la mente como mugre que se acumula en la junta de los azulejos de la cocina.

COLUMNISTAS

La Política

Para terminar con la mentira y en defensa propia

Por: Luis Majul

Esto es en defensa propia. Y para terminar con la mentira.

Libros y Lecturas

Sol de cuarentena

Por: Juan Terranova

Lunes. El viernes pasado se me rompieron los cambios de la bicicleta. Estaba andando por Colegiales. Sentí el crack. Paré. La cadena estaba caída. Saqué la rueda. No había mucho...

La Política

Cómo desarmar la máquina de destruir periodistas

Por: Luis Majul

(Columna publicada en diario La Nación) La estrategia de demolición de periodistas tiene una potencia inusitada y recursos abundantes. La desproporción de fuerzas es abrumadora. De un lado, una sola...

Actualidad

Quirós: "Desde el principio dijimos que si era necesario, se volvería a medidas más r…

Por: Redacción

Hoy comenzó en el AMBA una nueva etapa de la cuarentena con un regreso a la fase 1. El aumento de los contagios, el marcado ascenso de la curva de...

Crónicas + Desinformadas

¿Qué hacer con los runners?

Por: Cicco

¿Qué debemos hacer con los runners, esa gente que, ante el primer indicio de relajación de cuarentena, se calza prendas flúo y sale cual estampida de toros a correr y...

Opina Deporte

Precisiones, Scola, precisiones

Por: Pablo Llonto

La dura crítica de Luis Scola durante una entrevista de Hernán Sartori en Clarín necesita de algunas precisiones, Y de unos cuantos nombres que Scola debe dar. Estaría bueno que...

La Política

Estrategia de demolición de periodistas

Por: Luis Majul

Esta es la crónica de una estrategia de demolición. Este texto, junto a una serie de demandas penales y civiles contra algunas personas algunos y medios, está siendo presentado ante...

Hiper Show

"Vivir sin permiso", atrapante serie española que suma cada vez más seguidores

Por: Redacción

Las series que se transmiten en las diferentes plataformas de streaming han aumentado su público en gran medida durante el confinamiento social impuesto por la pandemia del coronavirus. Pero claro...