Lunes. 31 de diciembre. El mejor momento del año. Un ciclo se termina. El clima es el adecuado, cálido, algo húmedo. Hoy sol. Sigo leyendo a Pound. Reviso Historia nocturna de Carlo Guinzburg.

Martes. 1 de enero. Vuelvo en bicicleta. Siento el olor del verano en Buenos Aires, esa humedad, algo mecánica, algo residual, al mismo tiempo fresca, liberadora. Pero ¿liberadora por qué, de qué? De las obligaciones de lectura del año. Ya hace mucho tiempo, décadas, que eso no funciona así para mí. Ya no estoy inmerso en el sistema escolar, universitario, o lo que fuera que me pudiese reglamentar las lecturas. Sin embargo, la sensación persiste.

Miércoles. Napolitano me manda unas citas de Sun Ra, entre ellas, esta que dice: “Una raza necesita payasos. Creo que las naciones también necesitan bufones, en el congreso, cerca del presidente, en todos lados… Pueden llamarme el bufón del Creador. Todo el mundo, las enfermedades y la miseria, todo es ridículo.” Recuerdo, como quien recuerda una astilla, que estoy escuchando poca música. Nada de música, en realidad. Y eso es una pérdida grave.

Jueves. Leo demasiado del teléfono. La actividad surrealista. “Leer el teléfono.” ¿Es malo? No. Pero el teléfono viene con sus propios géneros, propone otra cosa. O mejor sería decir impone. ¿Pero qué impone? Los géneros la fugacidad contemporánea. La de la pequeña pantalla es una lectura sensual, a-histórica, sistemática, anti-tradición. No es mala per se, pero sus límites son muy claros. Una biblioteca que es un infierno antiborgeano, porque nada queda, todo se evapora, se destruye, desaparece. Pero algo aparece como el Gran Amo, el Gran Poder Humano: el deseo de leer, no importa qué, no importa dónde, no importa por qué.

Viernes. Juicios mediáticos sin pruebas, Bolsonaro pidiendo una ley que prohíba juzgar a policías por hechos en servicio. Así las cosas, desde la derecha a la izquierda, lo que se está demandando es que el sujeto moderno pierda sus derechos. Lo que se cuestiona es el Estado. La web no es ajena a esa demanda. La idea es que el Estado de derecho y las leyes no sirven, no nos protegen, y desde ambas bandas prefieren jugarse un pleno a ver qué pasa. ¿El costo? Bueno, siempre lo ponen los mismos. “No matar la palabra, no dejarse matar por ella” decía Germán Garcia. Me llega un meme útil. Arriba dice: “Todo el que piensa diferente a mí es Hitler.” Abajo: “Guia infantil para la discusión política on line.” Y sobre el fondo de un arcoíris de frivolidad y alegría, un Führer de traje marrón salta feliz.

COLUMNISTAS

Actualidad

Teijeiro: "Si salen a correr, no deben tener cruzamientos con otros corredores"

Por: Redacción

En las próximas horas el Gobierno anunciará las nuevas medidas de restricción social en el marco de la estrategia contra el coronavirus, y que tal como afirman los trascendidos, extenderá...

Hiper Show

Stranger Things, una de las series más exitosas de Netflix

Por: Redacción

En tiempos de cuarentena, Netflix ha sido uno de los grandes ganadores. Millones de personas encerradas en sus casas han tenido el tiempo suficiente para mirar y descubrir muchas más...

Actualidad

¿Qué puede pasar en EEUU luego de la ola de masivas protestas?

Por: Redacción

Luego de varios días de protestas en numerosas ciudades de Estados Unidos, hoy todo parece indicar que en principio ha comenzado a retornar la calma. Las movilizaciones se iniciaron en...

Actualidad

Este domingo en La Cornisa: ¿Hay un plan para el día después?

Por: Redacción

Este domingo 7 de junio a las 20:30 por La Nación +, La Cornisa planteará dos interrogantes: ¿Hay un plan para el día después? ¿Es legítimo insistir con la idea...

Crónicas + Desinformadas

Viejitos como Clint Eastwood

Por: Cicco

Si la expectativa de vida de uno se alarga, a pesar de la amenaza de pestes y acabóses planetarios, qué bueno sería de viejo ser como Clint Eastwood, que acaba...

Actualidad

Sabignoso: "La capacidad para responder a un eventual incremento de casos es muy ampl…

Por: Redacción

El progresivo y veloz crecimiento de la curva de contagiados de coronavirus en el país (con el mayor porcentaje en el AMBA) abre interrogantes sobre el sistema de salud local...

La Política

¿Nadie piensa en el día después?

Por: Luis Majul

Ocupados en cómo atravesar la pandemia primero y en su propia supervivencia, al mismo tiempo, la clase dirigente no piensa en el día después, sino en cómo quedarse con la...

Opina Deporte

Todos los días sale el sol

Por: Pablo Llonto

Por suerte quedan periodistas deportivos en la Argentina. Que asoman día a día desde los medios más variados y que gracias a esta democratización de la informaciòn que la Argentina...