RADIO
en vivo

Lunes. Visita a Napolitano en el conservatorio. Me levanto, desayuno y salgo. Me demoro caminando. Luego subte y casi enseguida la calle Pasteur. De ida voy hacia Córdoba por la mano derecha. Leo los nombres de los muertos por el atentado a la AMIA. Paso por la puerta de la mutual. Camino un poco más. Llego a Córdoba y espero a Napolitano en la puerta del Conservatorio, que está en obra. Un grupo de operarios perfora una pared con un taladro. Napolitano me dice que necesita dinero y vamos al cajero de un banco. Antes de llegar ya estamos comentando un libro. Después hablamos de música. Napolitano me cuenta anécdotas personales, y va de Coltrane a Wagner, citando libros y obras como si no hubiera distancia. Cuando vuelvo por Pasteur camino de la otro mano y encuentro la pequeña placa que recuerda a Juan Carlos Terranova, el panadero muerto por el atentado a la AMIA.

Martes. De El desencanto, rescato a Luis Rosales, un personaje secundario pero que me convoca a pensar. ¿Por qué? Rosales es el amigo del gran poeta franquista Panero, el segundo siempre cerca, el que le daba la conversación y rivalizaba con su mujer en atención. Hay registro de un panegírico. Filmado, adusto, Rosales despide a su amigo con virilidad castellana, hoy muy parodiable. La mujer lo recuerda con un ligero resentimiento risueño. La película, escandalosa en su momento, hoy es mucho más sutil. Ahora entro en Wikipedia a leer sobre Rosales. Leo que nació en 1910 y que en 1982 le dieron el Premio Cervantes. Copio parte de la entrada: “En 1937 publica en el diario Patria de Granada, el poema La voz de los muertos, probablemente uno de los más importantes escritos durante la guerra civil, elegía a todas las víctimas de ambos bandos, en el que quedan fuera cualquier expresión de triunfalismo o exaltación. A partir de ese mismo año Rosales colabora en la revista falangista Jerarquía. Colaboró también en el diario Arriba España y en la revista Escorial. Fue secretario de redacción y director de Cuadernos Hispanoamericanos. A partir de 1978 dirigió Nueva Estafeta, revista única en su época por incorporar entre sus colaboraciones obras escritas en las distintas lenguas de España (castellano, catalán, euskera o gallego).” Leo también que hizo algunas misiones diplomáticas para el franquismo. ¿Qué tan cortesano y arribista era? Los títulos de sus libros me generan una mezcla de desinterés y candidez, en los que, no sin resignación, me veo reflejado.

Martes, más tarde. De La casa encendida de Luis Rosales: “Y yo recuerdo que le dije algo queriéndola vendar,/ queriéndola de pronto irrestañablemente,/ y ella me contestó:/ No se preocupe:/ me nacen arañazos cuando espero.”

Miércoles. La relación del académico con el estilo es vigilada por otros académicos. El crítico está solo. De ahí que la disciplina en él sea tan importante.

Jueves. Avanzo una reseña del libro de Cristina. Luego me trabo. Leo una línea de Leopoldo María Panero: “Los libros caían sobre mi máscara (y donde había un rictus de viejo moribundo), y las palabras me azotaban y un remolino de gente gritaba contra los libros, así que los eché todos a la hoguera para que el fuego deshiciera las palabras…”

Viernes. Ayer fui a buscar Pensado y escrito de Alberto Fernández, una compilación de artículos que sacó Ediciones B en el 2010. No se me ocurre peor título para un libro que Pensado y escrito. Es de una redundancia idiotizante. Sin embargo, los títulos de los artículos son sugerentes y en su parquedad, atractivos. Por ejemplo Los malos consejos del viejo Vizcacha o El Bicentenario del desconcierto. ¿Qué le podemos pedir a un futuro presidente, a un candidato firme a la presidencia? ¿Se le puede pedir que escriba y piense bien? ¿O eso implica un desvío de la función de candidato, político y primer funcionario? Quizás escribir sea un lujo, o una banalidad, o ambos. Quizás no. Como fuere el libro de Cristina cumple bien su género y lo hace con fluidez y precisión. Comparar esa Cristina del 2019 con el Alberto del 2010 es un ejercicio político que excede la letra, y reenvía al lector al territorio, siempre menos firme, de la política.

COLUMNISTAS

Hiper Show

Gadano: "En "Buena presencia" se refleja mucho de lo que vivimos en éstos d…

Por: Redacción

El actor Nacho Gadano ha vuelto al teatro con la obra "Buena presencia". Una pieza del autor Víctor Winer y que en 2019 cuenta con la dirección de Lía Jelín...

Hiper Show

"Years and Years": una serie brillante sobre los problemas y conflictos por veni…

Por: Redacción

"Years and Years" fue la serie analizada en la emisión de ayer del programa Bebedores Seriales por Radio Berlín. La propuesta que conduce el actor Gabriel Corrado, y que todas...

Crónicas + Desinformadas

Famosos y famosas con traumas de toda índole

Por: Cicco

A la ola de denuncias de abusos de vieja data, que aún siguen como heridas abiertas y deberá resolver la justicia, se le sumó ahora una ola colateral: la de...

Opina Deporte

El sol del deporte viene asomando

Por: Pablo Llonto

Un domingo de cierre con esperanzas. Y no sólo por el medallero de los Juegos Panamericanos Lima 2019. Si bien no es menor el detalle de “la mayor cantidad de...

La Política

Paliza, voto castigo y profunda reflexión sobre qué hacer a partir de ahora

Por: Luis Majul

(Columna publicada en Infobae) Mauricio Macri y María Eugenia Vidal perdieron por paliza. El Presidente estaba tan atontado por la magnitud de la derrota que ni siquiera felicitó a los...

Actualidad

Novaresio, Majul y Laje en América en el análisis de las PASO

Por: Redacción

Minutos antes de hacerse públicos los resultados oficiales de las PASO, pero cuando ya se sabía de la amplía diferencia a favor de la fórmula Fernández-Fernández, en América un grupo...

Actualidad

#Paso2019 y un análisis en el tiempo de espera de los resultados oficiales

Por: Redacción

Hoy a las 20 30 en una emisión especial de la CNN Radio, Luis Majul, en diálogo con Gustavo Noriega y Nuri Am, realizó un primer análisis sobre los resultados...

Mundo Cine

¿Por qué no me gusta más el cine?

Por: Javier Porta Fouz

Hace un par de semanas me entrevistaron en el programa de radio “Pensándolo bien”, conducido por Jorge Fernández Díaz en Radio Mitre. Su primera pregunta fue un verdadero concentrado de...