Lunes. Finalmente la semana pasada fui al traumatólogo. La burocracia médica ya me predispuso mal. Igual, esperé intentando pensar en otra cosa. Esperar siempre es lo peor. Cuando finalmente el traumatólogo me hizo pasar a su consultorio, me senté y él me saludó con amabilidad. Luego tecleó en su computadora y me pidió que me acercara. “Sí, te rompiste el fibrocartílago triangular, acá está.” Me acerqué. Las manchas de diferentes colores que vi en la pantalla no me dijeron nada. Repitió lo que había dicho: “Sí, te rompiste el fibrocartílago triangular.” Luego se dio una conversación muy breve que puedo sintetizar así. El preguntó “¿te duele?” tres veces. Y yo respondí sí las primeras dos y no la última.

La transcripción sería así: ¿Te duele? Sí. ¿Pero te duele? Sí. ¿Pero te duele? Y aquí ya me venció el pudor. Bueno, no, no… No tanto. Entonces el traumatólogo dijo: “No se te va a caer la mano. Hay que ver. No tiene sentido operar. Hay que ver. Las operaciones a veces no salen bien. Vamos a esperar, si no duele, ¿tiene sentido operar? No tiene sentido. Aparte como no te duele...” Después de eso pasó algo más pero enseguida me despachó con doce sesiones de kinesiología. ¿Kinesiología para algo roto? Ya estaba en la calle cuando leí la receta de las sesiones. Había palabras en tinta azul, palabras médicas, números médicos, pero yo leí una sola cosa: “jodete.”

Martes. Le mando a Mavrakis este cita de Hegel: “...cuando discurre por el tranquilo cauce del sano sentido común, el filosofar natural produce, en el mejor de los casos, una retórica de verdades triviales. Y cuando se le echa en cara la insignificancia de estos resultados, nos asegura que el sentido y el contenido de ellos se hallan en su corazón y debieran hallarse también en el corazón de los demás, creyendo pronunciar algo inapelable al hablar de la inocencia del corazón, de la pureza de la conciencia y de otras cosas por el estilo, como sí contra ellas no hubiera nada que objetar ni nada que exigir.”

Martes, más tarde. Mavrakis no me contesta. Pero se que la leyó.

Miércoles. Cansancio. ¿De qué? De todo.

Jueves. Soñé que una mujer con una sierra me cortaba las piernas. No me dolía. No salía sangre. Mi piernas eran como una carne inerte, blanca. La falta de sangre y la falta de dolor me generaban más angustia. Hago una lista antes de salir al banco. La primer línea: “ponerse los pantalones.” Después, copio horarios. A las 15 horas tengo que estar en el centro. Luego, volver. Después ver a Bob Chow. Luego intentar comprar un colchón nuevo. En la web, leo una dedicatoria personal de Freud a Mussolini en su libro Warum Krieg? Freud escribió: “Un saludo devoto de un anciano que reconoce en el dirigente un héroe cultural; Viena, 26 de abril de 1933.” Freud y Mussolini. Los dos linajes argentinos.

Viernes. Voy a hacer unos trámites al centro. Vuelvo en subte y le saco una foto al kiosco de revista de Estación Congreso. Se ven libros, revistas, historietas, la luz blanca, la acumulación. Es una ética. No hay que olvidar nunca que los porteños echamos dos veces a los piratas ingleses de nuestra ciudad. No una vez, dos veces.

COLUMNISTAS

Actualidad

Teijeiro: "Si salen a correr, no deben tener cruzamientos con otros corredores"

Por: Redacción

En las próximas horas el Gobierno anunciará las nuevas medidas de restricción social en el marco de la estrategia contra el coronavirus, y que tal como afirman los trascendidos, extenderá...

Hiper Show

Stranger Things, una de las series más exitosas de Netflix

Por: Redacción

En tiempos de cuarentena, Netflix ha sido uno de los grandes ganadores. Millones de personas encerradas en sus casas han tenido el tiempo suficiente para mirar y descubrir muchas más...

Actualidad

¿Qué puede pasar en EEUU luego de la ola de masivas protestas?

Por: Redacción

Luego de varios días de protestas en numerosas ciudades de Estados Unidos, hoy todo parece indicar que en principio ha comenzado a retornar la calma. Las movilizaciones se iniciaron en...

Actualidad

Este domingo en La Cornisa: ¿Hay un plan para el día después?

Por: Redacción

Este domingo 7 de junio a las 20:30 por La Nación +, La Cornisa planteará dos interrogantes: ¿Hay un plan para el día después? ¿Es legítimo insistir con la idea...

Crónicas + Desinformadas

Viejitos como Clint Eastwood

Por: Cicco

Si la expectativa de vida de uno se alarga, a pesar de la amenaza de pestes y acabóses planetarios, qué bueno sería de viejo ser como Clint Eastwood, que acaba...

Actualidad

Sabignoso: "La capacidad para responder a un eventual incremento de casos es muy ampl…

Por: Redacción

El progresivo y veloz crecimiento de la curva de contagiados de coronavirus en el país (con el mayor porcentaje en el AMBA) abre interrogantes sobre el sistema de salud local...

La Política

¿Nadie piensa en el día después?

Por: Luis Majul

Ocupados en cómo atravesar la pandemia primero y en su propia supervivencia, al mismo tiempo, la clase dirigente no piensa en el día después, sino en cómo quedarse con la...

Opina Deporte

Todos los días sale el sol

Por: Pablo Llonto

Por suerte quedan periodistas deportivos en la Argentina. Que asoman día a día desde los medios más variados y que gracias a esta democratización de la informaciòn que la Argentina...