Lunes. Por recomendación de Gogui miro los dos primeros episodios de SS-GB, una serie producida por la BBC. GB es Gran Bretaña y SS son las SS. La narración se desarrolla en base a una idea poco original —los Alemanes ocupan Gran Bretaña luego de ganar la guerra— cruzada con otra idea tampoco muy original —un inspector de policía ineficiente se ve tironeado entre la facción fuerte pero desagradable que detenta la ley, en este caso los alemanes, y la moralmente correcta pero ilegal, en este caso, la resistencia británica—.

Sin embargo, como ya sabemos, lo poco original es una plataforma inmejorable para que se desarrolle un amplio tejido de versiones y variaciones. Y eso es lo que sucede en SS-GB, las internas y particularidades entre los partisanos, Scotland Yard, la Wehrmacht, la Gestapo, el poder político alemán, los estadounidenses, la aristocracia británica y otros actores y personajes hacen que la serie sea buena, e incluso muy buena. Hay, eso sí, un subtexto, un discurso interno ligado al permanente accionar imperialista inglés que la serie solapa con elegancia. Olvidando, de paso, que los Windsor eran pronazis. Desde ya, la serie muestra unos alemanes despiadados, aunque con algunas diferencias entre fanáticos y criteriosos. Y es entendible ese semblante inicial para ellos. Después de todo, ayer y hoy el mundo busca frecuentemente que el otro sea el nazi, porque comparados con los nazis, todos somos buenos. Espero, ansioso, que se mencione a las Falklands bajo dominio alemán. Si no aparecen me decepcionaré un poco. Reconozco que es una espera interesada porque, si se las menciona, la serie estaría tocando con más firmeza mi propio universo simbólico.

Martes. ¿Cuándo leemos? ¿Dónde leemos? No son preguntas tan fáciles de responder.

Martes, más tarde. Terminé Islas Sandwich del sur, la argentina en el Atlántico Sur de Arnoldo Canclini, un libro que me traje de Ushuaia. Me pareció excelente.

Miércoles. Soñé que estaba en un castillo en Brasil. Subía a una alameda de piedra roja y rosada con vetas grises. Subía por afuera de la construcción y una vez arriba me mareaba y pensaba “no voy a poder bajar, si me vuelvo a marear, me caigo.” Pero lograba bajar. Ese fue el sueño.

Miércoles, más tarde. Parece que un millonario tiró a un cerdo —otras crónicas dicen un cordero— desde un helicóptero a la pileta de su casa en Punta del Este. Alguien lo filmó y el registro de estos juegos estivales tomó estado público generando un amplio debate. Los tres elementos de la performance —el chancho, el helicóptero y la pileta— me son empáticos. Pertenecen a mi literatura, a mi ideario. El cordero, si fuese un cordero, también, aunque resulta menos estridente, más sobrio. El hecho arbitrario a la vez doméstico y extremo, eminentemente bestial y a la vez sofisticado, de claros tintes artísticos, ¿no pide una hermenéutica de mi parte? El millonario excéntrico, la arbitrariedad, la indignación… Y sin embargo, no puedo escribir ese breve ensayo. No puedo. Hace años lo habría hecho. Hoy implicaría ser apedreado una y otra vez por los inmaduros párrocos de la literalidad.

Jueves. Terminé de ver GB-SS. No aparecen las Malvinas. Sam Riley está realmente muy bien como Douglas Archer, el detective, superintendente de Scotland Yard. El final se cae un poco. Hay, quizás, demasiada intriga, demasiada resolución en parlamentos. Ni siquiera un SS siendo fusilado por otros SS termina de levantar la serie. Y eso me recuerda a mi propia ucronía sobre nazis ganando la guerra que también tiene un final poco acorde al despliegue general. El final de Fatherland tanto en el libro como en la película tampoco es gran cosa. ¿Es posible que el género tenga ese problema, que sea difícil cerrar la narración? En realidad creo que los escritores están tan cansados de pensar un mundo completo de variaciones que no llegan con un resto de creatividad suficiente.

Más tarde. Caminé con Pierina por el barrio. Me acompañó a buscar La isla del tesoro, una edición de Alianza, que compré por Mercado Libre y se retiraba en el Parque Rivadavia. Los puestos volvieron a sus lugares habituales. Ya no están más sobre la avenida y finalmente se hizo la calle en paralelo al colegio, pero sin habilitarla al tránsito. Después del libro, tomamos un helado y ella me preguntó cuál era mi escritor preferido. Le respondí Roberto Arlt y le conté sobre el aguafuerte del amor en el parque. “Eran las ocho de la noche y yo cruzaba el Parque Rivadavia. No iba triste ni alegre, sino tranquilo y sereno como un ciudadano virtuoso…”

Viernes. Escuchar música no me permite leer, mucho menos escribir. Si la música me llega a conmover quedo desarmado. Cuando era joven, me pasaba al revés. La música me llevaba a las palabras, me energizaba. En Eterna Cadencia van a festejar los cien años del nacimiento de Clarice Lispector pero no encuentro nada sobre los cien años del nacimiento de Juan Rodolfo Wilcock. No es algo malo. Son preferencias que delatan una forma de leer.

COLUMNISTAS

Actualidad

La cuarentena y sus positivos efectos para frenar la pandemia en Argentina

Por: Redacción

Faltan pocos días para que finalice la primera etapa de la cuarentena, y tal como indican algunas afirmaciones de las autoridades, la misma seguiría por un tiempo más, incluso con...

Crónicas + Desinformadas

¿Por qué Netflix se la agarra con las religiones?

Por: Cicco

Fíjese lo que sucede con el boom mundial de la miniserie “Poco ortodoxa” que da cuenta de cómo una judía se infla de los ritos familiares de judíos ortodoxos en...

Actualidad

¿Todos tenemos que salir a la calle con barbijo?

Por: Redacción

Hasta hace muy poco tiempo solo se recomendaba la utilización de barbijos a aquellos que tengan algún tipo de sintomatología y al personal de servicios de salud. Sin embargo el...

Actualidad

AGIP prorroga la presentación de la DDJJ y el pago del Impuesto sobre los Ingresos Brutos …

Por: Redacción

La Administración Gubernamental de Ingresos Públicos (AGIP) prorroga el plazo para la presentación de la Declaración Jurada y el pago del Impuesto sobre los Ingresos Brutos para todos los Contribuyentes...

La Política

El Presidente volvió a la Tierra después de tocar el cielo

Por: Luis Majul

El Presidente Alberto Fernández tuvo un gran acierto y varios errores serios. El gran acierto fue dictar el aislamiento y la cuarentena, y comunicarlo con eficacia. No solo puso a...

Opina Deporte

Diez ideas en tiempos de pandemia

Por: Pablo Llonto

¿Mejores o peores? ¿Cómo quedará el periodismo deportivo después del coronavirus? La semana pasada nos preguntábamos cuál será el destino del deporte cuando los tiempos de la plaga se hayan ido. Mostrábamos...

Hiper Show

Mirá (lo que te digo): la nueva propuesta de Majul por LN+

Por: Redacción

Luego de un muy exitoso comienzo de La Cornisa, que estuvo primero en audiencia ante las otras señales de noticias y con picos por encima de los canales de aire...

Actualidad

Jorge Lanata: "Lo importante es sobreponerse al miedo"

Por: Redacción

Jorge Lanata desde su casa fue entrevistado hoy por Luis Majul en la primera emisión 2020 de La Cornisa en la señal LN+. El popular periodista y escritor analizó en...