Domingo. Desde hace dos días siento algunos mareos. No soy de marearme. Es algo nuevo. Espero que la sensación se vaya sola. Me doy un baño. Tomo un ibuprofeno. Pero sigue. El dolor es más una incomodidad, como una presión en la nuca, que sube hasta la cabeza. Voy a la farmacia a ver si me pueden tomar la presión. Pero los domingos no hay enfermera y la mujer de la caja me da a entender que, en contexto de pandemia, no importan las sospechas hipocondríacas. Hace un gesto de comprensión falso que me sorprende. Si llega un ACV, se verá luego. Intento dormir una siesta. Tomo una taza de té. Finalmente llamo al Hospital Italiano.

Me atiende un operador, me pide mis datos y me dice que me van a cobrar 480 pesos y que el médico va a venir en el lapso de las siguientes ocho horas. “¿Ocho horas?” pregunto más sorprendido que quejándome. El dinero también me parece excesivo. “Estamos en medio de de una pandemia mundial, señor” me dice el operador. Muy bien. A la hora y media llega una médica de unos cincuenta años, gruesa y rubia. Enseguida me pide: “Ponete un barbijo, por favor.” Está nerviosa. Ya arranca mal, a la defensiva. Se la ve molesta. Tiene toda la apariencia del miedo y el fastidio, el semblante del votante oculto de Macri. Yo quería que me tome la presión y si estaba todo bien, se fuera cuanto antes. Pero la mujer insiste en pasar. “Necesito apoyar mis cosas.” Pasamos al living. Me tomó la presión. Mi presión estaba bien. ¿Y entonces? Me preguntó si tenía antecedentes familiares de hipertensión. Me dijo algunas barbaridades como que tenía que dejar de comer sal o nunca más tomar mate. Pero el trabajo estaba hecho, así que se distendió. Luego dictaminó que mis mareos y mis dolor de cabeza eran producto de una contractura en la espalda. Y solo después de dictaminar eso me preguntó si estaba contracturado. Le respondí que siempre estaba contracturado. Entonces escribió una receta. Hubo otro un momento incómodo con el dinero. El precio era excesivo, sí, desde ya. Ella lo sabía y yo también. Le pagué con un billete de quinientos y tenía que darme veinte pesos de vuelto. Los sacó arrugados de una billetera desordenada. Cuando se fue leí la receta y la metí en un cajón para olvidarla lo antes posible.

Lunes. Murió Tom Lupo. Lo conocí una vez que fui a Radio Nacional. Era muy amable y formal. Me gustaba su seudónimo, que suena tomlupo. Segun Julián Berenguel, una vez le salvó la vida a José Sbarra, que se quería matar, contándole una escena de una película de Visconti.

Martes. Escucho las sonatas de Mozart grabadas por Klára Würtz. Ayer escuché una integral de Walter Gieseking. Creo que los húngaros están más cerca de Mozart que los alemanes. En la música escénica ni hablar, pero se nota hasta en las sonatas para piano. El adagio de la Sonata para piano número 2 en fa mayor, KV. 280, de Mozart me conmueve.

Miércoles. Las noticias que llegan de Nueva York son terribles. Primero no tenían suficientes hospitales, después no hubo suficientes morgues, ahora no hay dónde enterrar a los muertos.

Más tarde. Para mí, leer y escribir siempre fueron operaciones asociadas al robo.

Jueves. Mis poemas de cuarentena tiene todos un solo verso, el mismo verso, solo un verso, un único verso repetido hasta formar un libro y el libro se llama Poemas de cuarentena.

Más tarde. Revisando papeles viejos, papeles viejos de otros encierros, encontré un plano del Museo del Prado y algunas historietas de Columba, mis dos linajes. En el plano del museo hay un retrato del Greco que hace juego con los óleos de las tapas de Nippur Magnum.

Viernes. Hoy al mediodía tuve noticias de Federico Sironi. Se fue al Tigre con la hija. Me contó que está bien, haciendo vida sana, escribiendo y poniendo en orden su obra. También me comentó que el año pasado murió Fernando García, el hijo de Germán García. Murió muy joven, de cincuenta y un años. Yo lo había cruzado en algún bar del Abasto por donde vivía. Me dio lástima la noticia. Sironi le escribió un poema en versos alejandrinos para despedirlo.

COLUMNISTAS

La Política

Cómo desarmar la máquina de destruir periodistas

Por: Luis Majul

(Columna publicada en diario La Nación) La estrategia de demolición de periodistas tiene una potencia inusitada y recursos abundantes. La desproporción de fuerzas es abrumadora. De un lado, una sola...

Actualidad

Quirós: "Desde el principio dijimos que si era necesario, se volvería a medidas más r…

Por: Redacción

Hoy comenzó en el AMBA una nueva etapa de la cuarentena con un regreso a la fase 1. El aumento de los contagios, el marcado ascenso de la curva de...

Crónicas + Desinformadas

¿Qué hacer con los runners?

Por: Cicco

¿Qué debemos hacer con los runners, esa gente que, ante el primer indicio de relajación de cuarentena, se calza prendas flúo y sale cual estampida de toros a correr y...

Opina Deporte

Precisiones, Scola, precisiones

Por: Pablo Llonto

La dura crítica de Luis Scola durante una entrevista de Hernán Sartori en Clarín necesita de algunas precisiones, Y de unos cuantos nombres que Scola debe dar. Estaría bueno que...

La Política

Estrategia de demolición de periodistas

Por: Luis Majul

Esta es la crónica de una estrategia de demolición. Este texto, junto a una serie de demandas penales y civiles contra algunas personas algunos y medios, está siendo presentado ante...

Hiper Show

"Vivir sin permiso", atrapante serie española que suma cada vez más seguidores

Por: Redacción

Las series que se transmiten en las diferentes plataformas de streaming han aumentado su público en gran medida durante el confinamiento social impuesto por la pandemia del coronavirus. Pero claro...

Actualidad

Estol: "El virus está en la gente y se extiende cuando encuentra más gente"

Por: Redacción

Hoy en la emisión del programa La Cornisa por la señal La Nación Más, el médico Conrado Estol fue entrevistado por Luis Majul. En el intercambio el profesional analizó el...

Libros y Lecturas

La escuela neolacaniana

Por: Juan Terranova

Lunes. Si buscamos desfallecer el ritmo del significante, deberíamos empezar por salir de Twitter. ¿Ritmo? Pienso en una historia que sea la historia alemana del lobo y la lavandera, contada...