Lunes. Me despierto, me conecto y me entero que murió Ennio Morricone a los noventa y un años. Leo la emotiva carta que dejó a los suyos. Empieza así: ““Yo, Ennio Morricone, he muerto.” Luego le dedico el resto del día a llamar a Telecentro, reclamar, amargarme y escuchar música. Por la noche, me emborracho. La cuarentena ya se vuelve rutina, y no una buena rutina. Si al menos pudiera escribir algo. Pero ¿qué cosa? Necesito fuerza para eso. Soy como un pasto seco que lucha para que no se lo lleve el viento. Eso es escribir. Esa neurosis, esa ansiedad, esa esperanza. Hang in there, pasto.

Más tarde. Sigue el frío. Pero hay sol. Pasé a buscar mi bicicleta. La bicicletería abría a las cuatro de la tarde y llegué unos diez minutos antes. Ya había al menos cuatro personas esperando. Cuando finalmente abrió, había unos doce ciclistas haciendo cola. Los bicicleteros se tomaron todo el tiempo del mundo en atendernos. Me cobraron de más pero volver a andar en bicicleta me resultaba necesario. Los ciclistas con barbijos parecen cirujanos en ruedas o ninjas austeros.

Martes. Un titular de InfoBae: “Organizaba marchas anti cuarentena y murió por coronavirus.” El copete: “Ángel José Spotorno era jubilado y minimizó los riesgos de la pandemia hasta que aparecieron los primeros síntomas. Falleció en su casa, a pesar de haber consultado a la línea 107 y acudir al hospital.” Un dato más, el hombre, ya mayor, se dedicaba al activismo digital “contra el comunismo” en Facebook. Otro titular Infobae: “La historia de Pancho, el carpincho de una nena de 8 años que todo un pueblo defendió para que no se lo llevara la Gendarmería.”

Más tarde. La cuarentena parece peor con el frío. Pero quizás sea mi neurosis y así sea mejor. Tal vez mejor pasarla ahora, en el invierno descontento, y no cuando llegue el exultante verano. Pero ¿quién nos garantiza que no se va a estirar hasta ese sol?

Miércoles. Busqued en Twitter: “usted es parte activa de la turba, y lo es porque obtiene una satisfacción en el dolor de otro.”

Jueves. 9 de julio. Hoy vamos a cenar locro y se acaba de publicar mi novela Otra historia de amor. Pasé a buscarla por la casa de mi editora. Hablamos un poco en la puerta de su edificio ambos con barbijos. No sé si voy a releerla. Quizás sí. Es breve y me gusta. Pero ¿qué pasa si encuentro algo para cambiar? Mi hija estudia latín en la cocina. Comentamos las declinaciones. El año pasado le gustaba. Hoy se entrega al estudio de forma sistemática, sin tanta curiosidad. Hace unos pocos meses hubiera aprobado con ternura la escena humanista. Hoy pienso que, quizás, en este mundo, sería mejor que aprendiera a poner inyecciones o cambiar bujias. Pero después hablamos de la palabra res, le hago algunos chistes de mi época de estudiante, y así entiendo que a mí y a ella nos corresponde guardar esa memoria que es la tradición de nuestros mayores. Por ellos, por nosotros y por los que vienen.

Viernes. La escuela neolacaniana de Buenos Aires se corta en la mitad. Es como si Strafacce decidiera que no solo los psicoanalistas pueden ser arbitrarios y detiene la narración en el medio de la novela. Cierra, de forma casi burocrática, el final de su trama, perdiéndose de ganar una larga masacre para él, para novela y para el lector. Insisto: cuando todo está dado para ensañarse con un lienzo irreal de sangre donde se cobra justa venganza, la bacanal es despachada sin vuelo, como si molestara. Y el foco se corre hacia otros personajes, menos interesantes, a los que con buena prosa el autor desfigura. Desde ya lo que hace tiene un sentido porque los psicoanalistas son reemplazados por agentes de la ley, policías, un comisario y un juez. Y de esa manera señala una continuidad. Sin embargo, el giro me resulta desagradable porque lo que se venía contando me interesaba mucho más que aquello que llega para reemplazarlo. En breve, el cambio experimental no tiene la fuerza necesaria. No rinde. Cuando Lacan dice “en el nivel de la castración el sujeto aparece en una síncopa del significante”, la palabra clave es “síncopa.” Pero lo de Strafacce es otra cosa. Suspende el tema, se desentiende, se rie del lector según el manual de César Aira y cambia pero la nueva melodía y su armonía particular no son tan intensas como las de la primera parte. Como fuere esa primera parte ya es suficiente. La novela, pese a la maldad del autor, se salva. Resulta útil. Hoy la literatura responde poco, y mucho menos le responde al psicoanálisis. Esa primera parte ya da bastante tela para cortar. Algo deberé escribir yo, el escritor experimental que se hizo crítico para, justamente, no dejar pasar estas cosas.

COLUMNISTAS

Actualidad

Brandoni: "La sociedad se ha comportado de manera magnífica ante la pandemia"

Por: Redacción

Hoy en la emisión de La Cornisa TV por La Nación Más, Luis Majul entrevistó a Luis Brandoni. El popular y destacado actor en un mano a mano con el...

Libros y Lecturas

Lugones una vez más

Por: Juan Terranova

Lunes. David Lynch es de capricornio a 30 grados. Lo acabo de googlear. Era evidente. See the job. Do the job. Stay out of misery.

Actualidad

¿Qué aprobación tienen los principales referentes políticos en el contexto de pandemia?

Por: Redacción

Hace más de cuatro meses que la pandemia ha determinado en el país un escenario de crisis y emergencia. En ese contexto algunos temas han quedado superados por otros, y...

Mundo Cine

La santísima trinidad del cine político en el siglo XXI (Parte 1)

Por: Javier Porta Fouz

Hay gente que afirma que el cine de estos últimos años tiende a eludir enfrentarse a su tiempo, a sus problemas, a sus encrucijadas políticas y de otros órdenes, que...

Hiper Show

"The last dance": para los fanáticos del básket y de Michael Jordan

Por: Redacción

El último baile o The last dance es una serie documental que se puede ver en la plataforma Netflix y que se enfoca en uno de los deportes más populares...

Crónicas + Desinformadas

He visto un lindo pajarito

Por: Cicco

Adopté, en plena pandemia, un hobbie nuevo: dar de comer a los pájaros. Parece una tontera pero, de algún modo, me tiene absorbido en su inmensa capacidad de crear tramas...

Opina Deporte

La protesta y el deporte

Por: Pablo Llonto

Vengan de donde vengan los gestos por la democratización del deporte son bienvenidos. Es que si hay dos ámbitos donde la democracia y el respeto por los Derechos Humanos encuentran...

Actualidad

Rubinstein: "Hay que reforzar la comunicación en las maneras para prevenir el Covid19…

Por: Redacción

Ayer otra vez en la Argentina se marcó un nuevo récord de fallecimientos por coronavirus. El país atraviesa el peor momento de la pandemia y se espera que durante el...