RADIO
en vivo

Por estar de viaje, lejos, no vi la película de Woody Allen modelo 2017, estrenada en Argentina a principios de 2018. Y ni recordaba la fecha de estreno, ni el título local, el bastante literal pero no muy acertado en términos de sentido La rueda de la maravilla, y creo que tampoco me acordaba de que me había olvidado de que se había estrenado. Y esta semana, por estar de viaje una vez más, volviendo otra vez desde lejos, estuve unas 18 horas dentro de un avión. Y estaba La rueda de la maravilla (es decir, Wonder Wheel ) en la oferta de películas para ver, así que un viaje sirvió para compensar lo que no había podido ver por otro viaje.

Wonder Wheel transcurre en Coney Island, Brooklyn, New York. Por hacer películas de viaje, o en viaje, o fuera de su terruño, Allen estuvo muy lejos de hacer todo su cine siglo XXI en Nueva York. Estuvo en Barcelona, Roma, París, perpetró su desgraciada filmografía londinense… Wonder Wheel transcurre en su lugar, en Allentown, que no sólo es Manhattan, claro. Pero una vez más, como lo hizo varias veces en el siglo XXI, se fue al siglo XX, en este caso a mediados. ¿El Allen del presente es mejor cuando relata el pasado? ¿El Allen del siglo XXI es mejor al viajar al siglo XX que al cambiar de continente? Café Society parecía indicarlo con mucha claridad. Wonder Wheel también, aunque con menor gracia cómica, menor chispa, menor cantidad de comedia, aunque la hay. Allen, tremendamente identificable y dueño de una firma muy clara, nunca ha sido un cineasta del todo homogéneo, y en muchas ocasiones eso ha sido uno de sus rasgos más encomiables. Wonder Wheel es una suerte de tragedia doble -grave y menos grave- sobre la paternidad y la maternidad y, sobre todo, es un melodrama sobre el deseo. El centro de ese melodrama es Ginny. Y Ginny es Kate Winslet, es decir, una de las actrices más formidables que haya dado el cine de las últimas tres décadas, una que puede cambiar el eje de su personaje y de la secuencia sin necesidad de montaje: aquí no importa tanto la noción de plano-secuencia, pero sí la de actuación-secuencia. El espejo de ese centro es el narrador dentro del relato Mickey (Justin Timberlake, mucho más que un ostentador de brazos): él es el bañero- aspirante a escritor- llamado deseo. En Wonder Wheel se cita en palabras a Shakespeare, a Freud, a Eugene O’Neill y, mediante otras formas, sobre todo a Tennessee Williams y a cómo fue puesto en imágenes y sonidos por Elia Kazan en Un tranvía llamado deseo (1951, claro, ahí en medio del siglo XX). O, mejor dicho, a cómo Williams fue puesto en iconografía perdurable por Kazan, el propio Williams, Oscar Saul, Marlon Brando y Vivien Leigh. Wonder Wheel plantea una operación de máquina del tiempo (esa es la noria, la vuelta al mundo, la referencia circular aunque no maravillosa) sobre el cine y sus maneras de hacerse, entre otras cosas con unos cuantos diálogos dignos de elogios sostenidos y personajes que huyen con energía de la indolencia o la indiferencia. Esa operación incluye el artificio de un decorado de interiores imposible -y una luz imposiblemente bella y alambicada de Vittorio Storaro-, cierta teatralidad nunca entendida como tal sino transpuesta al cine con convicción, y una apuesta asombrosa en los actores, actrices y personajes. Hay dos Blanche DuBois: Ginny-Winslet y Carolina-Juno Temple (y temple realmente se parece mucho a Vivien Leigh). Y hay dos Stanley Kowalski: el mencionado Mickey-Timberlake y Humpty, interpretado con gran prestancia por Jim Belushi (ver su secuencia inicial y el cambio en la palabra daughter). Ambos, increíblemente, se parecen al Brando icónico en camiseta. Hay más de un Brando icónico, y más de una Leigh icónica. Y, claro, mucho más que un único Allen, cineasta coherente y a la vez polimorfo.

COLUMNISTAS

La Política

¿Y si Macri vuelve a ser el de antes de ser elegido Presidente?

Por: Luis Majul

(Columna publicada en Diario El Cronista Comercial) Hace unos días, Jorge Macri le habló a su primo, el Presidente, con parte de su corazón en la mano. Sucedió en la...

Actualidad

Sergio Massa en La Cornisa

Por: Redacción

Hoy en la emisión de La Cornisa TV por América, Sergio Massa fue entrevistado por Luis Majul. En un mano a mano entre el periodista y el pre candidato a...

Libros y Lecturas

Una visita a la Biblioteca

Por: Juan Terranova

Lunes. La pornografía termina donde empieza la soberanía nacional.

Hiper Show

Radagast: "Vivo de lo que me gusta desde que tengo uso de razón"

Por: Redacción

Agustín "Radagast" Aristarán (SoyRada) éste fin de semana se despide de la cartelera porteña con su espectáculo Serendipia en el teatro Metropolitan. Es mago, músico, actor, productor y cómico. Se...

Actualidad

Schmid: “Tenemos una enorme incertidumbre sobre lo que va a venir”

Por: Redacción

Juan Carlos Schmid, Secretario General de la Confederación Argentina del Transporte y a su vez referente de peso en la CGT, hoy en diálogo con Luis Majul por "La tarde...

Crónicas + Desinformadas

No se metan con Bukowski

Por: Cicco

Nadie, hasta hoy, lo ha tildado de machirulo. Nadie lo ha puesto en la lista negra de los maltratadores. Ni los misóginos. Nadie, al menos por ahora, ha dicho que...

Mundo Cine

Bafici: cómo encarar un festival de cine

Por: Javier Porta Fouz

Esta es una guía para todo aquel que vaya por primera vez al Bafici, aunque algunos consejos pueden ser útiles también para quienes ya hayan ido muchas veces. Para los...

Actualidad

¿Qué es un ataque de pánico y cómo ayudar a quien lo padece?

Por: Redacción

Las patologías psicológicas o psiquiátricas aumentan en situaciones de crisis, y generalmente se dan en el marco de un mayor nivel de ansiedad y nerviosismo. En el marco de esos...