RADIO
en vivo

Nunca había ido a una gran ciudad cercana como San Pablo (São Paulo), Brasil. Fui, y volví, y aterricé en Buenos Aires veintisiete horas después de lo previsto. Pero los detalles de esa demora nada tienen que ver con lo que fui a hacer a la ciudad: estuve en el festival In-Edit, un evento amable, atractivo y diverso para esta actividad (link aquí). Y, claro, para además ver algunos documentales musicales. 

En San Pablo está una de las instituciones culturales más deslumbrantes que yo haya visitado, el Instituto Moreira Salles, cuya sede en la ciudad abrió en septiembre de 2017. Allí me encontré con un par de maravillosas exhibiciones fotográficas y con el libro más lindo que yo haya visto (y comprado). Sí, claro, sería mejor decir “uno de los más lindos”, pero aplíquese el criterio de Godard para hablar de películas, ya lo expliqué acá mismo para hablar de actores (link aquí).

En San Pablo probé en la calle comida -memorable- que no había probado, y fui a una sala de cine que está entre las mejores que yo haya ido. Y conocí la Cinemateca, que tiene dos salas dignas de imitarse aquí para cuando haya cinemateca (Colombia inauguró una nueva en Bogotá este año, México renovó y amplió la suya -Cineteca- en esta década que se termina).

Para regresar de San Pablo viví un vuelo que fue en realidad más de uno. Ojalá hubiera sido singular, y ojalá que sea singular en términos de no repetirse. Salida del aeropuerto de San Pablo (Guarulhos) hacia Ezeiza. Casi tres horas más tarde: “nos acercamos a Ezeiza, etc”. Una hora después todavía no había ocurrido el aterrizaje y muchos pasajeros estaban de pie. Auriculares afuera, entonces, y a ver qué había pasado: “estamos yendo a Porto Alegre porque en Ezeiza la niebla no permite aterrizar”. Aterrizaje en Porto Alegre, a sumar combustible y a esperar para que en Buenos Aires se fuera un poco la niebla. Dos horas después: “no se puede ir a Buenos Aires, a volver a San Pablo”. A despegar, con el ánimo averiado: “no se puede ya mismo, hay que bajar a dos personas que se sienten mal”. A seguir esperando. Avión sin comida, más de ocho horas adentro de uno de esos modelos no hechos para vuelos largos. Y otra vez en San Pablo, a pasar por todo el tramiterío aeroportuario y a viajar a un hotel a 25 kilómetros del aeropuerto, a comer a las 3am y a esperar a que nos dijeran a qué hora podíamos tener un nuevo vuelo, que ocurrió 27 horas después del original, con muchos de nosotros en los mismos exactos asientos que el día anterior. Llegando a Buenos Aires, niebla otra vez y turbulencias de las extra intensas. Ya parecía Groundhog Day, pero de repente se fue la niebla y se vio que ya estábamos a pocos metros del terreno de Ezeiza. Y el vuelo fue esta vez un solo vuelo.

Poco tiempo después del ansiado aterrizaje en el lugar deseado, me crucé con esta nota (link aquí) de Forbes sobre “Salas exclusivas para ver cine de arte en la ciudad de México”, y me hizo pensar en lo que hablé, planteé y discutí en San Pablo en el In-Edit acerca de cine, público, cine nacional, cine más allá del cine global y del local, distribución y exhibición, recuperación del cine como arte diverso para público diverso, de cómo comunicar el amplio territorio del cine, un arte que supo hacer de su multiplicidad una de sus fortalezas. La nota de Forbes muestra el encomiable trabajo que hacen, por ejemplo, los cines Tonalá -que están no solamente en México- y la Cineteca Nacional. Y muestra que habrá que hacer más y más esfuerzos por volver a hablar de cine, y no de cine tal y cual. Quizás ya no se logre nada y se siga segmentando y aislando cada vez más al cine con etiquetas y diferentes modelos de encierre y engorde. Quizás cada vez sea más raro pensar en general, como en la interrogación que dio nombre al insoslayable libro compilatorio de André Bazin. Pero habrá que seguir, y ojalá que podamos seguir pensando qué es el cine, y que sea obvio que el cine -sin más aclaraciones- es un arte, o que al menos puede aspirar a serlo siempre. Al leer “salas exclusivas de cine de arte” en lo primero que pienso es que esas salas tal vez no pasarían a los Hitchcock de hoy (o no lo habrían pasado a Hitchcock en 1950). Y también enseguida pienso que para que surja un Hitchcock hoy es mejor que haya salas de cine que no limiten su público con tanto etiquetado. Un vuelo que sale de San Pablo puede terminar otra vez en San Pablo, y el cine puede volver a ser todo el cine.

COLUMNISTAS

Libros y Lecturas

Ucronía y Parque Rivadavia

Por: Juan Terranova

Lunes. Por recomendación de Gogui miro los dos primeros episodios de SS-GB, una serie producida por la BBC. GB es Gran Bretaña y SS son las SS. La narración se...

Mundo Cine

La singularidad como refugio

Por: Javier Porta Fouz

Conozco a Quintín personalmente desde hace más de veinte años, y lo leo desde hace casi treinta. En ambos aspectos esta relación ha tenido cercanías, lejanías y frecuencias oscilantes. Pero...

Actualidad

Sorba: "En el mundo hay cinco tipos de pizza y una es la de Buenos Aires"

Por: Redacción

(Archivo Entrevistas 2019) Sin lugar a dudas la ciudad de Buenos Aires es uno de los lugares del mundo que cuenta con la mayor cantidad y calidad de pizzerías. A...

Crónicas + Desinformadas

Las lecciones de Elena Cruz

Por: Cicco

Los medios asignaron un espacio modesto, apartado y tal vez, pudoroso para anunciar la muerte de la ex legisladora y actriz Elena Cruz. Tenia 93 años. Había filmado pelis con...

Actualidad

Di Marco: "Todo lo que te pasa en la infancia te queda muy marcado"

Por: Redacción

(Archivo Entrevistas 2019) Laura Di Marco es una destacada periodista y escritora que ha desarrollado una extensa carrera en el Diario La Nación y que desde hace algún tiempo forma...

Hiper Show

Todo el periodismo de investigación en Pendientes (segunda temporada) por América

Por: Redacción

Hoy sábado 11 de enero a las 22 30 hs por América TV, se estrenará el segundo capítulo de la segunda temporada de Pendientes, la serie de periodismo de investigación...

Libros y Lecturas

Váyanse, estoy leyendo

Por: Juan Terranova

Lunes. Soñé con una mesa que mi padre hizo en la década del noventa para una casa que teníamos en el bosque de Cariló. Cuando después de su muerte la...

Crónicas + Desinformadas

Todo el mundo quiere a Pepe Mujica, pero nadie lo imita

Por: Cicco

Ahora, Emir Kusturica acaba de potenciar aún más el mito con el documental, el Pepe, que ya se ve por Netflix. Y así, la vida del uruguayo Mujica, el más...