Vas a llamar por teléfono y antes de comunicarte con quién corno querés hablar la empresa de teléfonos te dice, intempestivamente, “quedate en casa”. Da ganas de contestarle “¿quién te pidió consejo a vos?” o “metete el consejo en algún lado”. En realidad, ni siquiera es un consejo, casi que desde el teléfono sale emitida una orden desde una máquina. A algunos les encanta esto del control, esto del consejo, esto del paternalismo que nadie solicitó, y hasta ponen hashtags de “quedate en casa”. Muzzarella, nabolín periodista y nabolín teléfono, que no les pregunté nada, y menos que menos aguanto que me hablen en imperativo gentes y máquinas sin autoridad alguna, que ni siquiera son funcionarios. Zapatero, a tus zapatos, que bastante mal te están saliendo.

Dicho esto, hace dos días se cumplió un año de la muerte de Doris Day, que vivió hasta los noventa y siete años. Bien por ella, que cada día me cae mejor. Bien por ella por haber vivido casi un siglo; lo de la muerte, dicen, o por lo menos yo tenía entendido, le pasa a todos los humanos en algún momento. A algunos más pronto, a otros demasiado pronto, a otros después de lo que creían. Parcialmente sobre el momento de la muerte gira No me mandes flores, comedia con Doris Day y Rock Hudson que tenemos acá, en Qubit, (link aquí), y es de 1964 y fue dirigida por Norman Jewison (Hechizo de luna, En el calor de la noche y muchas más que lo hacen merecedor de mayor prestigio que el que tiene entre la cinefilia).

No me mandes flores presenta -con imaginación, colores, ideas visuales- a George (Hudson) que es un hipocondríaco dedicado, intenso, miedoso, aterrado ante las enfermedades porque en realidad está fascinado ante ellas. Y se confunde -porque está muy predispuesto a confundirse en ese sentido- y contra toda evidencia cree que se va a morir en poco tiempo. Y no, la comedia no se arma desde ese plot point. No, hacedores de “películas” que son pura fórmula y formato televisivo, en la comedia romántica cinematográfica las cosas -las cosas son el humor y el amor, por sobre todo- se arman desde el principio. Y No me mandes flores lo sabe desde cada situación encadenada y cada secuencia va acrecentando su coeficiente de humor -como la de la llegada inicial de la tribu de repartidores a domicilio- y explota y es coronada con movimientos precisos, con escenografías y con vestuarios que trabajan de modo coreográfico con los actores, todos en ese estado de gracia que dan los recursos, el guión escrito con ganas y talento y, además, con la confianza en un arte hecho con confianza, producido en un momento de confianza del sistema. Autos, electrodomésticos, productos diversos, opulencia y no de clase alta, brillos de clase profesional que gana dinero y tiene planes placenteros -aunque sean mínimos- para el futuro. Ese espejismo -a su modo muy concreto- del capitalismo de las potencias en los cincuenta y sesenta, filmado a todo vapor, a toda electricidad, a toda nafta. Y que era vivido con tanta fuerza que obviamente la gente y el propio sistema tenían los anticuerpos encendidos: y uno de esos anticuerpos -uno central, vigorizante, generador de inteligencia- fue siempre la capacidad de reírse de las estupideces, de las falsas alarmas, y así, con sentido del humor, apostar a la vitalidad y dejar de tener miedo, ese terror paralizante alimentado a letanías dichas sin pensar, sin reflexionar, achatar ese miedo -choto- que se transforma el pánico. No me mandes flores, y no me digas qué tengo que hacer más allá de la función que te toca. Y mirate una comedia, teléfono con ínfulas, periodista inflamado, habitante medio hipocondríaco que no va al médico por ser demasiado hipocondríaco. O no miren nada y escuchen a Pappo en “Pantalla del mundo nuevo” de Riff. O hagan lo que se les cante. O canten como Doris Day… “que será, será… whatever will be will be”.

COLUMNISTAS

La Política

Cómo desarmar la máquina de destruir periodistas

Por: Luis Majul

(Columna publicada en diario La Nación) La estrategia de demolición de periodistas tiene una potencia inusitada y recursos abundantes. La desproporción de fuerzas es abrumadora. De un lado, una sola...

Actualidad

Quirós: "Desde el principio dijimos que si era necesario, se volvería a medidas más r…

Por: Redacción

Hoy comenzó en el AMBA una nueva etapa de la cuarentena con un regreso a la fase 1. El aumento de los contagios, el marcado ascenso de la curva de...

Crónicas + Desinformadas

¿Qué hacer con los runners?

Por: Cicco

¿Qué debemos hacer con los runners, esa gente que, ante el primer indicio de relajación de cuarentena, se calza prendas flúo y sale cual estampida de toros a correr y...

Opina Deporte

Precisiones, Scola, precisiones

Por: Pablo Llonto

La dura crítica de Luis Scola durante una entrevista de Hernán Sartori en Clarín necesita de algunas precisiones, Y de unos cuantos nombres que Scola debe dar. Estaría bueno que...

La Política

Estrategia de demolición de periodistas

Por: Luis Majul

Esta es la crónica de una estrategia de demolición. Este texto, junto a una serie de demandas penales y civiles contra algunas personas algunos y medios, está siendo presentado ante...

Hiper Show

"Vivir sin permiso", atrapante serie española que suma cada vez más seguidores

Por: Redacción

Las series que se transmiten en las diferentes plataformas de streaming han aumentado su público en gran medida durante el confinamiento social impuesto por la pandemia del coronavirus. Pero claro...

Actualidad

Estol: "El virus está en la gente y se extiende cuando encuentra más gente"

Por: Redacción

Hoy en la emisión del programa La Cornisa por la señal La Nación Más, el médico Conrado Estol fue entrevistado por Luis Majul. En el intercambio el profesional analizó el...

Libros y Lecturas

La escuela neolacaniana

Por: Juan Terranova

Lunes. Si buscamos desfallecer el ritmo del significante, deberíamos empezar por salir de Twitter. ¿Ritmo? Pienso en una historia que sea la historia alemana del lobo y la lavandera, contada...