Opina Deporte

¿Le robaron un penal a Boca? El zócalo de los principales noticieros deportivos y los programas-resumen de fútbol, anticipan en la noche del domingo que nada interesante habrá para decir en los próximos días del periodismo deportivo argentino. Quieren que se hable de un penal (la mano casual de Juan Cruz Komar) que, por si fuera poco, es uno de los miles de “penales” que pueden serlo o no. Es decir, interpretación pura de un árbitro.

A las 0:30 del lunes trece de abril, por Canal 13, Sebastián Vignolo, el conductor del nuevo programa deportivo “Pasión por el Fútbol” formula un ruego a quienes estamos del otro lado, en nuestro sillones: “…no se duerman…ya volvemos”. Y tiene toda la razón. El programa da sólo para bostezos.

Son quince días para darnos cuenta qué periodismo tenemos. Y vale tanto para quienes ejercen el periodismo “general” como el periodismo deportivo en particular. Estos son tiempos en que ningún periodista elude hablar o escribir sobre el tema de las huelgas.

El reciente comunicado de Futbolistas Argentinos Agremiados (ver página de FAA del 27 de febrero) que llama a no iniciar los torneos el 3 de marzo habla de “Irresponsables dirigentes de numerosos clubes” que no abonan la “descomunal deuda” que mantienen con los futbolistas (link a página mencionada).

Juan Manuel Insaurralde y Johnatan Silva resultaron condenados a un descuento de 15 días de sueldo por tomarse a piñas durante una práctica boquense. Ricardo Centurión recibe un apercibimiento por un altercado que se registró en las cámaras de los pasillos del Hotel Costa Galana.

¿Cuántas voces de dirigentes escandalizados por la corrupción Angelici-Mitjans o con la corrupción Angelici-Segura ha escuchado usted en esta semana? ¿Cuántos periodistas exigiendo que Angelici, Mitjans y Segura se alejen para siempre del fútbol?

Insultos a los italianos, algún objeto arrojado y el equipo rival saliendo a las corridas del estadio. ¿Fútbol? ¿Barras? No, simplemente tenis. Copa Davis. O, para ser más concretos, dosis de argentinidad, incorregible por el momento, que algún día la prensa tendrá que ayudar a resolver.

El encendido debate en TN sobre las cualidades de Ariel Holan como entrenador dejó dos cuestiones claras sobre el firmamento periodístico. Que seguimos practicando el deporte de hablar por hablar y que mantenemos nuestro evitable aporte a la violencia en la canchas.

Durante muchos años la mayoría de los medios contaba con páginas gremiales, cronistas de gremiales y periodistas acreditados en la CGT, el Ministerio de Trabajo o aquellos redactores que deambulaban por las luchas obreras buscando información.

Cuánto nos hubiésemos ahorrado de sospechas, sueldos elevados, mala información y desmentidas absurdas si el periodismo – y la Justicia - le prestasen atención a uno de los hombres que más investiga y husmea en la Argentina. Con pruebas y sin sanatas de malos informantes.