Año nuevo, periodismo viejo. Qué difícil es sacarse los oxidados moldes de encima. A un mes del 2021 ya se puede decir que será un año sin sorpresas en la prensa a la que supuestamente le interesa el deporte.

Se nota que a la hora de los balances sobre la forma de ejercer la profesión en 2020, a los medios comerciales y los periodistas idem, no se les cayó una idea para ver cómo nos sorprendían en esta nueva etapa del mundo pandémico que nos ha tocado vivir.

Para empezar, obstinados en la violencia y el arrastre que les impone el show estadounidense, hay quienes insisten en ubicar a la criminal actividad de las Artes Marciales UFC, o lo que es lo mismo, las masacres humanas entre jaulas, en las páginas deportivas. Ni siquiera Página 12 –en algún momento- ha resistido esa tentación. Este fin de semana un bloque de mal llamados periodistas deportivos insisitió en mostrarnos cómo se aplastan los cerebros dos millonarios, uno de ellos supuestamente de fama internacional y apellidado McGregor.

Al mismo tiempo los esfuerzos de los deportistas argentinos que integran el seleccionado de Handball, Los Gladiadores, necesitaron un poco más que ganarles a todos los favoritos del mundial que se disputa en Egipto para que les brinden un recuadro, una foto o una mención.

Así se informa del deporte en la Argentina.

Como tantas veces ha sucedido, un protagonista deportivo y no un periodista  brinda ejemplo. Hernán Crespo el entrenador del reciente campeón de la Copa Sudamericana tuvo un gesto poco visto en las conferencias de prensa de los vencedores. El técnico de Defensa y Justicia le dedicó un rato de sus palabras a los vencidos. A quienes salieron subcampeones.

“Hoy, personalmente, como entrenador me toca ganar, pero también no quiero obviar al trabajo de Zubeldía. Hay que reconocer el trabajo de Luis, yo no soy mejor entrenador que él", dijo Crespo.

¡Qué tal! Para el periodismo que nunca dedica un párrafo de consideración a los equipos, a los jugadores y al entrenador que pierde. Crespo puso el gesto dirigiendo sus elogios al colega entrenador de Lanús.

En la otra punta, el domingo, por radio La Red, mientras entrevistaban al preparador físico de Defensa Alejandro Kohan, el conductor Passman se exaltaba creyendo que tenía la noticia del año porque el PF comentaba que quizás algún día vuelva a ser preparador físico de Independiente (recordamos que ya lo había sido cuando el equipo de Avellaneda ganó la Sudamericana hace unos años). Eufórico sin sentido, Passman gritaba “¡qué título tenemos eh?! Después de la entrevista.

Convertir la insignificancia, la noticia que no es, en materia de periodismo es la peculiaridad de algunos dueños de los micrófonos.

Menos mal que existen algunos Crespos. De ellos tendrán que aprender las y los jóvenes periodistas que se nos vienen.