¿No hay más cronistas atentos en la prensa argentina? ¿No hay más quienes observen un hecho sencillo y luego lo conviertan en cuento fascinante?

Los cinco minutos del partido Riestra-Comunicaciones en la cancha de Defensores de Belgrano fue uno de esos acontecimientos que uno espera con ansiedad, aguardando el relato épico del año. Dos tiempos de dos y tres minutos, un equipo que tiene 300 segundos para convertir el gol de la Gran Esperanza. Un país deportivo expectante de un partido de fútbol que jamás hubiese visto, y menos durante la semana. El rating de los canales de cable que así lo confirman. Una historia del ascenso, pero que es la historia más singular ocurrida entre enero y agosto de 2017. Opacando al pase de Neymar.

Toda la mesa servida…y la maravillosa crónica nunca llegó.

Le podemos echar las culpas a la dirigencia de Riestra que impidió el ingreso a cuarenta periodistas que pidieron acreditación, quienes se quedaron en un bar de las inmediaciones del estadio. La excusa fue que la AFA recomendó el no ingreso de los medios “partidarios” pero alguien extendió la medida a todos los medios. Ambas resoluciones, absurdas y censoras.

Pero igual se podía. Una buena cobertura desde afuera, o simplemente con un seguimiento de la TV y un poco de ingenio en las cabezas y mucho de oído atento en las veredas y calles cercanas al estadio, hubiese confirmado que era posible la construcción de una página sensacional. ¿Qué pasaba por la cabeza del árbitro y cómo se preparó? ¿Quién ideó la bandera con la leyenda de Bielsa? ¿la previa en el vestuario? ¿Y qué pasaba si ganaba Comunicaciones? ¿Alguna jugada secreta que se preparó y falló?

Lo mismo para la televisión, que nada aportó de extra frente a la ilusión de quienes palpitábamos una infinidad de sensaciones extrañas. Toda la Argentina estaba por presenciar un hecho de esos que, sin saber de la certeza, se afirman serán históricos. Por suerte otros señores de las estadísticas y de la historia acertaron a recordar un Ñuls- San Lorenzo en 1946 de ¡setenta segundos! y un Huracán-Tiro Federal en 2007 de seis minutos y dos goles.

Lo más cercano a un diez por ciento de la crónica-maravilla fueron los esfuerzos de Ariel Ruya en La Nación, en su nota “Riestra- Comunicaciones: todo lo que la televisión no te mostró del partido”. Al menos allí se reflejaron pequeñas sinrazones y comentarios de una serie de personajes que se acumulaban en los alrededores del pequeño partido.

Bueno sería entonces repasar las posibilidad de hacer grandes crónicas de pequeños hechos. Dos maestros de la escritura y del periodismo bastan de ejemplo. Sólo hay que comprar sus libros, o ir a viejos ejemplares de Clarín y La Opinión. En el primero escribía Justo Piernes, en 1970, una fabulosa historia nacida el mismo día que lo mandan a Beazley, pueblo de San Luis a cubrir el acto inaugural de la primera canilla del lugar (2.000 habitantes) el mismo día en que los Estados Unidos mandaban otra nave a la Luna. En La Opinión, la sensacional narración de Enrique Raab en 1975, de las elecciones en el muy paquetísimo Jockey Club argentino.

Para que sepamos de qué se trata, va el final de la nota de Raab (periodista secuestrado y desaparecido por la última dictadura cívico-militar): “…No en vano la lista triunfante de Vázquez Mansilla llevaba como distintivo una raya roja que atravesaba su borde superior. Ese rojo no tiene, desde luego, las connotaciones políticas que podrían inferirse, pero sí representa la exhumación de viejo emblema autonomista, o se ala fraterna unión de conservadores y radicales. En el Jockey Club, esta ideología es casi revolucionaria, si se piensa que el miércoles por la noche, en la avenida Alvear al 1300, primer piso, sector biblioteca, un socio entendía que uno de los candidatos no tenía derecho a postularse. “Es un caradura”…cuentan que argumentó. Hay que tener tupè para presidir el Jockey sin haber viajado nunca a Europa”.

 

COLUMNISTAS

La Política

Cómo desarmar la máquina de destruir periodistas

Por: Luis Majul

(Columna publicada en diario La Nación) La estrategia de demolición de periodistas tiene una potencia inusitada y recursos abundantes. La desproporción de fuerzas es abrumadora. De un lado, una sola...

Actualidad

Quirós: "Desde el principio dijimos que si era necesario, se volvería a medidas más r…

Por: Redacción

Hoy comenzó en el AMBA una nueva etapa de la cuarentena con un regreso a la fase 1. El aumento de los contagios, el marcado ascenso de la curva de...

Crónicas + Desinformadas

¿Qué hacer con los runners?

Por: Cicco

¿Qué debemos hacer con los runners, esa gente que, ante el primer indicio de relajación de cuarentena, se calza prendas flúo y sale cual estampida de toros a correr y...

Opina Deporte

Precisiones, Scola, precisiones

Por: Pablo Llonto

La dura crítica de Luis Scola durante una entrevista de Hernán Sartori en Clarín necesita de algunas precisiones, Y de unos cuantos nombres que Scola debe dar. Estaría bueno que...

La Política

Estrategia de demolición de periodistas

Por: Luis Majul

Esta es la crónica de una estrategia de demolición. Este texto, junto a una serie de demandas penales y civiles contra algunas personas algunos y medios, está siendo presentado ante...

Hiper Show

"Vivir sin permiso", atrapante serie española que suma cada vez más seguidores

Por: Redacción

Las series que se transmiten en las diferentes plataformas de streaming han aumentado su público en gran medida durante el confinamiento social impuesto por la pandemia del coronavirus. Pero claro...

Actualidad

Estol: "El virus está en la gente y se extiende cuando encuentra más gente"

Por: Redacción

Hoy en la emisión del programa La Cornisa por la señal La Nación Más, el médico Conrado Estol fue entrevistado por Luis Majul. En el intercambio el profesional analizó el...

Libros y Lecturas

La escuela neolacaniana

Por: Juan Terranova

Lunes. Si buscamos desfallecer el ritmo del significante, deberíamos empezar por salir de Twitter. ¿Ritmo? Pienso en una historia que sea la historia alemana del lobo y la lavandera, contada...