RADIO
en vivo

Recuerdo el ruido y las esperanzas de entonces.  Era 1985. La llamaban Ley de la Rúa, porque el autor del proyecto fue el entonces senador del radicalismo, el mismo que terminaría en el catálogo de los peores presidentes de la Argentina.

La ley 23.184 llevaba el pomposo objetivo y título: “para prevenir y reprimir la violencia en “espectáculos deportivos”

Veníamos de los tiempos oscuros de la dictadura cívico-militar y entonces, millones de argentinas/os, creíamos que las leyes tenían un efecto mágico sobre culturas y pueblos.

Aprendimos la lección bastante rápido. Los asuntos que la democracia debe resolver tienen más que ver con las políticas de estado, las políticas públicas, los cambios de conciencia. Y no sólo con inventar nuevas leyes.

Otra enseñanza de esos tiempos fue comprender que la violencia no era sólo de las barras sino que atravesaba a toda la sociedad futbolera estimulada por la intolerancia de una camiseta contra otra y por el espíritu del aguante que se acentuaba en el hincha propio.

La cuestión no venía de las barras, venía de mucho antes. Y la dirigencia del fútbol y el periodismo deportivo, eran dos estimulantes tremendos a la hora de sacar lo  peor de los hinchas a escena.

Tiempo después, comprendimos otro factor esencial: el accionar de una policía que nunca se democratizó y era y es de las más corruptas del mundo. El coctel era demoledor. Las comisarías comprometidas hasta los huesos con los negocios de la violencia y con la impunidad dirigencial.

En cuestión de años se multiplicaron las muertes, los heridos, los episodios de sangre, las facciones de una misma hinchada. ¿ Y la ley?

Ahí estaba, con reformas que la endurecían. Vimos como los barras llegaban a las comisiones directivas y al manejo de la AFA. La ley demostraba que no servía para nada porque el fondo de la cuestión era otro: nunca habíamos educado a las diversas generaciones para convivir con otros hinchas, otros equipos, otros jugadores.

L prensa deportiva, en cambio, hacía todo lo contrario. Los violentos tenían micrófono, prensa, buen pasar y gozaban de trascendencia en los medios. Las cámaras enfocaban a las barras exaltando el color de las tribunas. Cuando había violencia, las cámaras del monopolio apuntaban para otro lado porque afeaban la transmisión.

Y hoy, cuando botellas y piedras surcaron los cielos apuntando a micro de Boca, a los jugadores de Boca, al presidente que amparó a Di Zeo cuando era presidente de Boca, y a la ministra de las balas fáciles, no se les ocurre mejor idea que endurecer más las penas ya endurecidas.

Se vienen días en que escucharemos por parte del periodismo la misma cantinela que en 1985. Funcionarios y legisladores – que incluyen a Scioli-  y que hablarán de “El mensaje del Ejecutivo es atacar a las organizaciones mafiosas y delictivas, que no son hinchas y ponen en peligro la vida de las personas que sí quieren ir a ver a sus equipos”.(tomado de la página de la Cámara e Diputados, sección Noticias) como si en la próxima fecha de nuestros torneos locales, viésemos a las plateas y tribunas populares repudiando el ingreso de las barras y dejando de aplaudirlas, como hacen cada santo día en nuestro país.

Con una técnica legislativa de niveles deprimentes ( hicieron un proyecto de ley sólo para el fútbol, olvidando las violencias del mismo tipo en otros deportes; hablan de penar a los “fundadores” de cada barra brava, impone penas a los procesados, aún sabiendo que es una aberración jurídica y ni siquiera señala si se trata de un procesamiento firme o solamente e que imponga un juez de instrucción)

Por eso el mamarracho es doble, un típico acto de fin de año, sólo para la tribuna electoral. Propio de épocas en que algunas y algunos creen que Bolsonaro se candidatea en la Argentina.

Las barras y las multitudes que apoyan a esas barras (corazón de gran problema argentino) lamentablemente le demostrarán a esta ley, que es pura cháchara para las infelices ambiciones de reelección de unos cuantos.

COLUMNISTAS

Actualidad

Basavilbaso sobre los nuevos créditos y descuentos para beneficiarios de ANSES

Por: Redacción

Ayer el Gobierno anunció la puesta en marcha de un paquete de medidas para mejorar la situación de los sectores más golpeados por la inflación y la crisis económica. El...

Actualidad

Juan Sasturain: "En la vida todo va y viene"

Por: Redacción

El gran escritor Juan Sasturain estuvo de visita en los estudios de Radio Berlín para participar del programa #Loop. Entrevistado por Mariano Valerio y Nacho Iraola, en un fragmento del...

La Política

La grieta y la incertidumbre afectan al plan económico del Gobierno

Por: Luis Majul

(Columna presentada en CNN Radio y publicada en Infobae) Los que analizan las encuestas más serias ya no tienen dudas: la división de las preferencias electorales en tres tercios aumenta...

Actualidad

Datos preocupantes sobre alimentación no saludable y exceso de peso en Argentina

Por: Redacción

Los datos son concluyentes: el 61,6 por ciento de la población argentina está excedida de peso y/o es sedentaria. Los números, que sin dudas son muy preocupantes, surgen de la...

Opina Deporte

Ahí están, ahí los ve…

Por: Pablo Llonto

¿Qué pensarán los futbolistas de los periodistas gritones y violentos como Horacio Pagani? ¿Y de aquellos que en el programa Fútbol al Horno de canal 26 desparraman sus instintos y...

Actualidad

Mario González: "En París se vive mucha tristeza e impotencia"

Por: Redacción

La catedral de Notre Dame es una de las iglesias más famosas del mundo y una de las grandes atracciones turísticas de la ciudad de París. Esa gran obra arquitectónica...

Libros y Lecturas

No leo nada, no escribo nada

Por: Juan Terranova

Lunes. Patricio Pron ganó un premio en España con una novela sobre el amor en Internet. La presentó en Buenos Aires el jueves pasado y fui a verlo, pero llegué...

HiperEntrevistas

Chema García: "Siempre quiero lograr una película que me vuelva loco"

Por: Sebastián Di Doménica

Es un director de cine fuera de lo común. Sus producciones no tienen origen en ciudades con industria cinematográfica como Los Angeles, París, Madrid o Buenos Aires. Más bien todo...