Ni la derrota dignísima ante España de nuestros basquetbolistas, ni el dolor por la noticia de la muerte de Enrique Rodríguez, el mejor periodista dedicado al deporte olímpico y amateur, cambiarán esta sensación extraña del fin de semana.

Porque es la dignidad, la sencillez y el empuje que viene desde debajo de cada uno de los protagonistas mencionados, aquello que transforma desalientos en esperanzas.

Para quienes escucharon al entrenador de la selección nacional de basquetbol, Sergio “Oveja” Hernández, después de la final, todo les habrá parecido de otro país: “En el partido, España nos dominó de punta a punta, fue muy superior, tiene un equipo tremendo. No tenemos excusas: no estábamos cansados, no estábamos desmotivados, estábamos sanos, con la ilusión, preparamos el partido. Por lo tanto, todo lo que sucedió fue mérito de España”. Inmediatamente, destacó las conclusiones de dos semanas en China: “Para resumirlo: creo que hoy no perdimos el oro, ganamos la plata. De eso no tengo absolutamente ninguna duda. Esto que acaba de ganar la Argentina es histórico, es motivo de orgullo. Es algo para que reflexionemos nosotros antes que nadie: cuando hay un compromiso, trabajo y apoyo, y se hacen las cosas bien, se consiguen los resultados. Nosotros las hicimos bien”, 

¡Un entrenador celebrando un segundo puesto! Esto para la Argentina de hoy, que navega entre los ultramontanos individualistas y resultadistas que gozan sólo con oro, y los solidarios del juego limpio y colectivo, es música de la más bella.

El equipo de Scola ha sido el ejemplo del deporte en su esencia uno. La competencia sencilla, sin odios ni artimañas, ni intolerancias que se asomen. El profundo respeto por el juego y por una diversión que, en la medida de lo posible, nos recuerde que en el deporte se puede trabajar como si todo fuese un juego.

Ya pasó lo peor del maltrato de aquellos periodistas que, vestidos de ignominia, desprecian los deportes como el básquetbol, pretendiendo que adoremos al fútbol como al único valor del planeta deporte. La escena de Horacio Pagani en TyC y la respuesta que le dio Chapu Nocioni forman parte de las lecciones que la prensa deportiva debe guardar en su archivo. Ojalá triunfe el hartazgo por esa forma de ejercer el periodismo desde la cómoda sillita del panelista que grita y cancherea; así de una vez por todas las malas caras de una prensa que se cree jugador-entrenador-sabelotodo, se terminan al fin.

Y surgen otras voces. Seguidoras del ejemplo que nos marcó Ernesto Rodríguez III (así se dice), el periodista que falleció el pasado viernes. Profesor en la escuela privada Eter, se descompensó allí por un ACV y nos dejó.  Mientras sus ilusiones por desparramar investigaciones y libros aún retumban, este joven periodista iba a concurrir al Congreso Play The game, en Colorado Springs, Estados Unidos, un espacio para aquellos que denuncian corrupción y manejos turbios en el deporte profesional. Será la ausencia más sentida. Allá y aquí.

Ernesto, citado muchas veces en esta columna, era el número uno en deportes olímpicos y su cuenta de Twitter mantenía el orgullo de ser fuente de consulta permanente para colegas que aprendían aquello del “periodismo de investigación” en el deporte. Algo que nuestros panelistas futboleros de la TV opaca ni conocen, ni registran en sus cerebros.

Hoy lo lloran basquetbolistas y atletas, nadadores y ciclistas. Quizás algún futbolista.

Como los hombres de la medalla de plata, merece el más alto reconocimiento. Con poco hizo más que miles.

COLUMNISTAS

La Política

Para terminar con la mentira y en defensa propia

Por: Luis Majul

Esto es en defensa propia. Y para terminar con la mentira.

Libros y Lecturas

Sol de cuarentena

Por: Juan Terranova

Lunes. El viernes pasado se me rompieron los cambios de la bicicleta. Estaba andando por Colegiales. Sentí el crack. Paré. La cadena estaba caída. Saqué la rueda. No había mucho...

La Política

Cómo desarmar la máquina de destruir periodistas

Por: Luis Majul

(Columna publicada en diario La Nación) La estrategia de demolición de periodistas tiene una potencia inusitada y recursos abundantes. La desproporción de fuerzas es abrumadora. De un lado, una sola...

Actualidad

Quirós: "Desde el principio dijimos que si era necesario, se volvería a medidas más r…

Por: Redacción

Hoy comenzó en el AMBA una nueva etapa de la cuarentena con un regreso a la fase 1. El aumento de los contagios, el marcado ascenso de la curva de...

Crónicas + Desinformadas

¿Qué hacer con los runners?

Por: Cicco

¿Qué debemos hacer con los runners, esa gente que, ante el primer indicio de relajación de cuarentena, se calza prendas flúo y sale cual estampida de toros a correr y...

Opina Deporte

Precisiones, Scola, precisiones

Por: Pablo Llonto

La dura crítica de Luis Scola durante una entrevista de Hernán Sartori en Clarín necesita de algunas precisiones, Y de unos cuantos nombres que Scola debe dar. Estaría bueno que...

La Política

Estrategia de demolición de periodistas

Por: Luis Majul

Esta es la crónica de una estrategia de demolición. Este texto, junto a una serie de demandas penales y civiles contra algunas personas algunos y medios, está siendo presentado ante...

Hiper Show

"Vivir sin permiso", atrapante serie española que suma cada vez más seguidores

Por: Redacción

Las series que se transmiten en las diferentes plataformas de streaming han aumentado su público en gran medida durante el confinamiento social impuesto por la pandemia del coronavirus. Pero claro...