John Carlin, el periodista británico que desparrama sus notas en la Argentina en el diario argentino de la calle Tacuarí, se ha sumado a la extensa lista de periodistas del mundo que atragantados por la flojera de ideas alrededor de la falta de actividades deportivas, ya escriben y dicen cualquier pavada.

Ya es sabido que lo recomendable para hablar de ciertos temas relacionados con el coronavirus va por dos puntas. Una es consultar a los que saben en la búsqueda de informaciòn. La otra es callarse la boca y…poner en los medios música, o buenas fotos de los/las colegas reporteros gráficos.   

Una supuesta tercera vía, elegida por amplias mayorías de escribidores y habladores, es la de recitar diariamente pronósticos sin sentido y ocurrencias alrededor de un futuro que ellos mismo inventan.

Medianoche del domingo en radio Continental. Dos señores hablan de la reanudación del campeonato argentino de Primera División (disculpen si no decimos La Liga, o la Superliga o la Liga Extra Large pero ya no sabemos ni cómo se llaman los torneos) y uno de ellos habla de marzo de 2021 y lanza algo parecido a una primicia: “parece que antes volverán los torneos sudamericanos pero no sabemos en qué van a viajar los equipos argentinos porque los aeropuertos está cerrados”. Parece una competencia de malos chistes en la que nadie sabe nada. Y entonces deliran.

Pero como de Carlín se trata, es bueno que se conozca su desopilante posiciòn de reclamar que se abran todas las puertas para que alegremente se jueguen los partidos con público. Al artículo le pusieron el gomoso título “El fútbol profilático” y con su bajada de línea se intenta convencernos de que los gobiernos que cuidan a sus pueblos y a su gente mayor, o la OMS, son algo así como desorbitados.as que nos llevan derechito a la Edad de Piedra.

Yo me pasaré los días que me quedan con el alegre convencimiento de que existe la misma posibilidad de que me mate el virus que de morir atropellado por el Ferrari del Kun Agüero, o asfixiado por una máscara durante el acto sexual”, cierra su artículo el colega británico que escribe para Clarín.

Los tiempos del deporte (y no sólo del fútbol) ya van a venir señor Carlín. Seguramente nadie de su familia, ni de sus amigos ha fallecido por esta peste que nos cruza mundialmente y que gracias a los trabajadores de salud y los buengobiernos se ha logrado lentificar un poco sus efectos, siempre y cuando escuchemos a los que saben, y están entregando su corazón y su vida para que otros puedan escribir (o hablar) muy comodamente desde el lugar más tranquilo del mundo: tal vez un cómodo piso en el centro de Barcelona, como Carlìn, sin las inclemencias del trabajo superexplotado. 

Allí, a esos placenteros edificios, aún no les llegó la noticia de que hay miles de futbolistas del mundo, que no pueden ni podrán, ni les interesa comprarse la Ferrari. Y a quienes hay que proteger para que no se contagien, ni contagien a los más viejos, entre ellos milones de ex deportistas que no merecen morir antes. 

O aún no se enteraron que las Ferraris está muy caras, y no transitan las calles de Laferrere.

COLUMNISTAS

La Política

Cómo desarmar la máquina de destruir periodistas

Por: Luis Majul

(Columna publicada en diario La Nación) La estrategia de demolición de periodistas tiene una potencia inusitada y recursos abundantes. La desproporción de fuerzas es abrumadora. De un lado, una sola...

Actualidad

Quirós: "Desde el principio dijimos que si era necesario, se volvería a medidas más r…

Por: Redacción

Hoy comenzó en el AMBA una nueva etapa de la cuarentena con un regreso a la fase 1. El aumento de los contagios, el marcado ascenso de la curva de...

Crónicas + Desinformadas

¿Qué hacer con los runners?

Por: Cicco

¿Qué debemos hacer con los runners, esa gente que, ante el primer indicio de relajación de cuarentena, se calza prendas flúo y sale cual estampida de toros a correr y...

Opina Deporte

Precisiones, Scola, precisiones

Por: Pablo Llonto

La dura crítica de Luis Scola durante una entrevista de Hernán Sartori en Clarín necesita de algunas precisiones, Y de unos cuantos nombres que Scola debe dar. Estaría bueno que...

La Política

Estrategia de demolición de periodistas

Por: Luis Majul

Esta es la crónica de una estrategia de demolición. Este texto, junto a una serie de demandas penales y civiles contra algunas personas algunos y medios, está siendo presentado ante...

Hiper Show

"Vivir sin permiso", atrapante serie española que suma cada vez más seguidores

Por: Redacción

Las series que se transmiten en las diferentes plataformas de streaming han aumentado su público en gran medida durante el confinamiento social impuesto por la pandemia del coronavirus. Pero claro...

Actualidad

Estol: "El virus está en la gente y se extiende cuando encuentra más gente"

Por: Redacción

Hoy en la emisión del programa La Cornisa por la señal La Nación Más, el médico Conrado Estol fue entrevistado por Luis Majul. En el intercambio el profesional analizó el...

Libros y Lecturas

La escuela neolacaniana

Por: Juan Terranova

Lunes. Si buscamos desfallecer el ritmo del significante, deberíamos empezar por salir de Twitter. ¿Ritmo? Pienso en una historia que sea la historia alemana del lobo y la lavandera, contada...