Domingo. Alberto estiró la cuarentena hasta el lunes 13, después del domingo de resurrección. Termina la Pascua, termina la cuarentena. O sea, la taba está en el aire. Alea jacta est.

Lunes 30 de marzo. Aviones de fumigación Cessna realizan en Mendoza la primera desinfección aérea del país. La televisión muestra las imágenes. Salí al supermercado. Muy temprano. A las ocho ya estaba en el local. Los empleados todavía limpiaban y desinfectaban las superficies de acero y aluminio. El carnicero me dice que la carne llega mañana pero igual me vende unas arañitas, pedazos sin forma, tiernos, que a veces se conocen como “la carne del carnicero.” Compro limones para la vitamina C. No quiero salvarme del virus y morir de escorbuto. Compro dentífrico. Miro los precios. Cargo las bolsas. Más tarde, almuerzo y ceno mirando la televisión. Me cocino. Escucho a Prokofiev. Uso una remera que me regalaron en el centro de veteranos de Tigre. Sigo leyendo a Malaparte. Su prosa se me queda en la memoria. Pese a la traducción, su impresionismo, su recurrencia, su forma de observar y narrar los hechos, me influencia y esa música se me pega en los dedos y en la memoria. Escribo pensando que uso su estilo, pero en realidad lo que pasa es que me leo con su música. No soy Malaparte. Soy un lector de Malaparte. Un lector de Malaparte en cuarentena.

Martes. Subo a la terraza. Se ven algunos departamentos iluminados. Hay silencio. Me asomo a la calle vacía. Veo pasar un ciclista. Lo envidio. Tiene toda la ciudad para él. Estoy leyendo poco y de madrugada. Aunque a veces engancho. Ayer por ejemplo, empecé a hojear De jardines ajenos de Bioy Casares. Cada tanto hacía alguna anotación al margen para una posible novela. Cuando miré la hora eran las tres de la mañana. No es buena la madrugada de la cuarentena sin lectura.

Miércoles 1 de abril. Vigilia por Malvinas. Es la primera vez que no hay gente reunida en las ciudades de Tierra del Fuego y otras zonas de la Patagonia. Tuve varios sueños. Soñé que caminaba por una larga costanera de piedra que lindaba con el mar y a lo lejos veía dinosaurios mecánicos, muy grandes y bellos, moviéndose. Cuando llegaba al centro de la ciudad era de noche y había librerías y negocios para hacerse tatuajes con luces de neón. La gente, curiosa, iba y venía antes de sentarse a tomar algo al aire libre en mesas de madera. Todos parecían de vacaciones. Yo también me sentía así, distendido, feliz. Esos son mis sueños de cuarentena.

Jueves 2 de abril. En Alemania, se suicidó un ministro de salud. En Argentina, ponemos banderas argentinas en las ventanas y balcones para recordar Malvinas.

Viernes. Mi madre me manda un texto casi periodístico de Eric Laurent sobre la pandemia. Tiene frases como: “Una pandemia viral, provocada por un "organismo" ("científicamente" no podemos utilizar este término para un virus) nanométrico, im(pre)visible; es un traumatismo mundial, transgeneracional y transcultural que hace efracción.” Me dice que está un poco deprimida por todo esto pero que si uno encuentra el goce en alguna actividad más sustantiva, lejos del consumo, que hoy está muy restringido, puede pasarlo mejor. Luego asegura que yo debo cuidar de no irme del otro lado porque no tengo fin, no tengo un parate fácil. Los sueños de la cuarentena no engendran monstruos. Más bien, no engendran nada. Son sueños simples, lejos de las malas noches de las pesadillas y la fiebre. Es posible disfrutarlos si uno se concentra. La concentración es el gran insumo de este momento. Napolitano señala en twitter: “Todos los que circulan se parecen, pero cada persona encerrada enloquece a su manera.”

COLUMNISTAS

Actualidad

Teijeiro: "Si salen a correr, no deben tener cruzamientos con otros corredores"

Por: Redacción

En las próximas horas el Gobierno anunciará las nuevas medidas de restricción social en el marco de la estrategia contra el coronavirus, y que tal como afirman los trascendidos, extenderá...

Hiper Show

Stranger Things, una de las series más exitosas de Netflix

Por: Redacción

En tiempos de cuarentena, Netflix ha sido uno de los grandes ganadores. Millones de personas encerradas en sus casas han tenido el tiempo suficiente para mirar y descubrir muchas más...

Actualidad

¿Qué puede pasar en EEUU luego de la ola de masivas protestas?

Por: Redacción

Luego de varios días de protestas en numerosas ciudades de Estados Unidos, hoy todo parece indicar que en principio ha comenzado a retornar la calma. Las movilizaciones se iniciaron en...

Actualidad

Este domingo en La Cornisa: ¿Hay un plan para el día después?

Por: Redacción

Este domingo 7 de junio a las 20:30 por La Nación +, La Cornisa planteará dos interrogantes: ¿Hay un plan para el día después? ¿Es legítimo insistir con la idea...

Crónicas + Desinformadas

Viejitos como Clint Eastwood

Por: Cicco

Si la expectativa de vida de uno se alarga, a pesar de la amenaza de pestes y acabóses planetarios, qué bueno sería de viejo ser como Clint Eastwood, que acaba...

Actualidad

Sabignoso: "La capacidad para responder a un eventual incremento de casos es muy ampl…

Por: Redacción

El progresivo y veloz crecimiento de la curva de contagiados de coronavirus en el país (con el mayor porcentaje en el AMBA) abre interrogantes sobre el sistema de salud local...

La Política

¿Nadie piensa en el día después?

Por: Luis Majul

Ocupados en cómo atravesar la pandemia primero y en su propia supervivencia, al mismo tiempo, la clase dirigente no piensa en el día después, sino en cómo quedarse con la...

Opina Deporte

Todos los días sale el sol

Por: Pablo Llonto

Por suerte quedan periodistas deportivos en la Argentina. Que asoman día a día desde los medios más variados y que gracias a esta democratización de la informaciòn que la Argentina...