Mundo Cine

Estuve como jurado de la sección oficial del Festival de cine de Gijón, en su edición número 56. Y con un número como ese al lado se hace presente la tentación de pensar en el cine de más de medio siglo atrás. El cine en los sesenta, el cine en los setenta, etcétera, su llegada al público, la variedad que ostentaba. Incluso el cine a principios de este mismo siglo tenía otro estatuto, otros aires de esperanza. Son momentos extraños para ver películas: el cine, los festivales, los directores, el público, la crítica… todo parece estar pasando por algún temblor. Se ha hablado muchas veces de crisis diversas pero tal vez estos momentos sean algunos de los de mayor incertidumbre, incluso mayor a la de fines de los ochenta y principios de los noventa del siglo pasado, cuando el VHS parecía destinado a dominar el mundo. Estos tiempos siguen indicando que el arte que definió con mayor fuerza al siglo XX no tiene la misma preponderancia en el siglo XXI. Pero mejor hablemos de películas en lugar de estar girando en abismos vaporosos, que las películas vistas en Gijón fueron a sala llena (esa hermosa excepción de los festivales), y los días con mis compañeros de jurado fueron para atesorar.

Desde hace algunos años la gente de BBC Culture me ha invitado a participar en sus encuestas sobre cine: las mejores películas estadounidenses, las mejores películas del siglo XXI y las mejores comedias. Este año la encuesta fue sobre las mejores películas no habladas en inglés. Para esta ocasión, la gente de la BBC contactó a muchas más mujeres críticas que antes, y en el texto que publicaron acompañando los resultados enfatizaron que estaban un poco decepcionados de que sólo cuatro películas dirigidas o co-dirigidas por mujeres estuvieran en la lista. Un énfasis un poco raro, hasta sobreactuado quizás, porque -aún considerando que pueda haber muchas películas dirigidas por mujeres un tanto ocultas a recuperar de diferentes décadas y diversos países- la apreciación de la historia del cine no cambia tan velozmente. Pero, más allá de estas cuestiones, quería hablar de algunos criterios a la hora de pensar un listado como este.

Vi Transit de Christian Petzold en Berlín. Estaba en competencia oficial. Finalmente no ganó nada. Es que, en este mundo de demasiados pareceres que se dejan soplar según los vientos de moda, había otras más “premiables” en términos más oportunistas. O quizás no le gustó al jurado Transit y ya, vaya uno a saber. Pero no es de eso que quería escribir sino de otra cosa, porque Transit se estrenó ayer comercialmente en Argentina.

En la columna anterior hablaba -otra vez- de ver películas en los aviones. Y hoy seguimos volando. Para algunos, la comedia es el santo grial, el género que buscamos denodadamente, con ansias de encontrar aquella que redima todo intento vano. Y le damos muchas oportunidades porque es el género más difícil de hacer, ¿o no? Y el que más nos recompensa cuando conecta con nosotros. Y es un género muy honesto, que en pocos minutos nos revela si va a funcionar o no o, mejor dicho, si nos va a funcionar o no. El humor y su llegada soplan donde quieren, o donde pueden. Borat, por ejemplo, no puede conmigo, o yo no puedo con Borat y otras películas con Sacha Baron Cohen como protagonista. Pero puedo con y quiero ver a Will Ferrell. Pero para llegar a Ferrell pasemos, porque hubo que pasar, por otras comedias.

Hubo un tiempo en el que miraba películas de las que ofrecían los aviones, incluso cuando el menú era fijo para todos o casi todos. Luego dejé de verlas, y hasta incluso de interesarme en qué era lo que ofrecían. Con el tiempo, la mayoría de los aviones para vuelos largos pasaron a tener pantalla individual para todos los pasajeros. Y empecé a revisar qué ofrecían en el menú, y cómo lo ofrecían. Uno de los motivos de este interés en las nuevas ofertas era comparar el catálogo con el que ofrecemos en https://www.qubit.tv/ No solamente qué tenían disponible, sino cómo lo organizaban y mostraban. Es decir, la selección y su ordenamiento y jerarquización.

Después de diecisiete años y medio, volví a ver La familia de mi novia (Meet the Parents). Y hace siete años y medio había escrito acá mismo sobre la segunda secuela; es decir, la tercera película con los mismos personajes basales. Aquí el texto, petulante y agresivo desde el título ( link aquí ). La tercera parte, efectivamente, era uno de esos desastres probablemente fruto de esa combinación desesperante -y jamás desesperada- de holgazanería y cinismo. No me arrepiento de ese desamor -odio- por Little Fockers, pero -ahora sí- de una parte de ese texto, en la que afirmaba que “si bien las dos películas anteriores de esta serie, La familia de mi novia (Meet the Parents, 2000) y Los Fockers: la familia de mi esposo (Meet the Fockers, 2004) nunca estuvieron entre lo mejor del cine de o con Ben Stiller (Zoolander, Tropic Thunder y Mi novia Polly, por ejemplo, son mucho mejores), eran comedias más o menos armadas, profesionalmente realizadas, con cierta dignidad industrial”.

¿Cuál es el público de una película? En algunas ocasiones, puede incluso ser un conjunto vacío, algo verdaderamente inexistente. Un estreno de la semana pasada que ocupó 53 salas fue visto por 4.345 espectadores. Siete días, 53 salas, 4.345 espectadores. Si consideramos un promedio de sólo 3 funciones por día por sala la película convocó aproximadamente a 4 personas por función. Eso sí que es fracasar. Sobre la película pueden leer aquí, en mi crítica para La Nación

No sabía, o no recordaba, que Santiago Segura había dirigido una nueva película luego de Torrente 5. Y que ya se había estrenado, incluso en Argentina. Es una comedia, y protagonizada por la excepcional Maribel Verdú. Sin filtros se tituló acá, Sin rodeos en España y Empowered (“Empoderada”) en Estados Unidos. Y, por lo que leo, no fue un éxito en absoluto localmente cuando se estrenó en junio.

Por estar de viaje, lejos, no vi la película de Woody Allen modelo 2017, estrenada en Argentina a principios de 2018. Y ni recordaba la fecha de estreno, ni el título local, el bastante literal pero no muy acertado en términos de sentido La rueda de la maravilla, y creo que tampoco me acordaba de que me había olvidado de que se había estrenado. Y esta semana, por estar de viaje una vez más, volviendo otra vez desde lejos, estuve unas 18 horas dentro de un avión. Y estaba La rueda de la maravilla (es decir, Wonder Wheel ) en la oferta de películas para ver, así que un viaje sirvió para compensar lo que no había podido ver por otro viaje.

Esta es la columna 371 que escribo para Hipercrítico, un número que es algo así como una barbaridad. Si consideramos un promedio de 4.000 caracteres por columna -y es una cifra que está muy por debajo de la realidad- da cerca de un millón y medio de caracteres. Eso, puesto en papel, sería una montaña tremenda. Menos mal que existe la Internet, también para que puedan chequear velozmente que 371 no es un número primo, porque es 7 x 53 (es bastante claro: 7 x 50 + 7 x 3). Los años tienen 52 semanas y un día, o 52 semanas y dos días (los años bisiestos).

COLUMNISTAS

Crónicas + Desinformadas

¿Enamorados de la cuarentena?

Por: Cicco

No todo el mundo quiere volver a la normalidad, si uno con esto se refiere a colapso, caos, transporte desbordado, y una vida signada por la incertidumbre y el empujón...

Actualidad

López: "El aumento de fallecidos tiene relación con los brotes en geriátricos"

Por: Redacción

¿En qué situación se encuentra el país y el AMBA con relación a la pandemia de Coronavirus? El número de contagios y fallecimientos aún se mantiene alto, especialmente en AMBA...

Opina Deporte

¿Postpandemia elitista o popular?

Por: Pablo Llonto

De las muchas reflexiones acerca del futuro después de la cuarentena, pocas han puesto eje en el periodismo y el deporte. Un buen obsequio del fin de semana lo fue la...

Hiper Show

En Netflix: una gran película argentina sobre explotación laboral

Por: Redacción

La explotación laboral puede ocurrir muy cerca nuestro. Tal vez en la misma cuadra en la que vivimos alguien se encuentra en esa situación. Es muy importante tener conciencia sobre...

Actualidad

Alfredo Leuco en La Cornisa

Por: Redacción

Hoy en la emisión del programa La Cornisa por la señal La Nación Más, el periodista Alfredo Leuco fue entrevistado por Luis Majul. En el intercambio ambos analizaron la situación...

La Política

Para terminar con la mentira y en defensa propia

Por: Luis Majul

Esto es en defensa propia. Y para terminar con la mentira.

Libros y Lecturas

Sol de cuarentena

Por: Juan Terranova

Lunes. El viernes pasado se me rompieron los cambios de la bicicleta. Estaba andando por Colegiales. Sentí el crack. Paré. La cadena estaba caída. Saqué la rueda. No había mucho...

La Política

Cómo desarmar la máquina de destruir periodistas

Por: Luis Majul

(Columna publicada en diario La Nación) La estrategia de demolición de periodistas tiene una potencia inusitada y recursos abundantes. La desproporción de fuerzas es abrumadora. De un lado, una sola...